CRÍTICA

Marisa en los bosques

5

Por
23 de agosto de 2018

La realidad es que en los tiempos que corren, para hacer una película, basta con sumar a la voluntad un poco de arrojo e imaginación (más financiera que narrativa). Proyecto Verkami, Marisa en los bosques es la ópera prima del dramaturgo Antonio Morales, quien para dar este salto al vacío se ha rodeado de un haz de intérpretes de confianza, entre los que destaca la protagonista, Patricia Jordá. El filme reflexiona sobre el paso del tiempo, el duelo amoroso y la pérdida, pero lo hace sin dominar los códigos de representación cinematográfica, y con un irritante prurito de intelectualidad que discurre de la cita de los Duchamp, Boris Vian o Sonic Youth al spoiler de los Lirios rotos de Griffith. El paseo por el Día del Orgullo, con pamela y “fraguels”, impagable.

Presuntuoso debut que se disculpa por amor al arte.

SINOPSIS:

Marisa tiene 35 años y no sabe qué hacer con su vida. Sin proyectos, sin trabajo, sin muchas expectativas, ha acabado por olvidarse de sí misma para centrarse en el gran drama de Mina, su mejor amiga, que se ahoga en la desesperación que le provoca su ruptura con Salvador. Cuando acude a sus amigos en busca de apoyo, lo único que encuentra son más problemas, más vidas a la deriva. Cuando un hecho trágico venga a trastocar el frágil equilibrio de la vida de Marisa, ésta buscará consuelo en la noche de Madrid, dispuesta a desaparecer del mundo, de manera callada y silenciosa, como en un fundido a negro.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO: ,

DIRECTOR:

REPARTO: , , ,

GUIÓN:

PAIS: España

DURACIÓN: 83 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Begin Again Films

ESTRENO: 14 de Septiembre de 2018