CRÍTICA

Lucy

8

Por
04 de julio de 2014

Luc Besson consigue con Lucy completar su cubo de Rubik particular. Cuadraditos que ensambla por colores a una velocidad de vértigo, como quien hace un truco de cerca y nos deja rascándonos la cabeza. Scarlett Johansson es Lucy, el personaje, y es Lucy, la película. El francés se regala un autohomenaje (esas superwomen de su cine), mezclando con pericia las secuencias de acción con una interesantísima reflexión sobre el ser humano y el ser tecnológico. Y salta de un color a otro de ese cubo de Rubik –o monolito de Kubrick– de la mano de su heroína, una mujer normal, más bien tirando a mediocre, que sufre una mutación acelerada por culpa de una droga cuyas consecuencias son impredecibles. O no tanto. Porque lo más llamativo de Lucy es que, a pesar del aumento de su capacidad cerebral –hasta convertirse en algo inclasificable, tan megainteligente que da miedo– ella siempre es consciente del poder del que goza. Acostumbrados al héroe novato que no sabe cómo usar sus recién adquiridos dones o que se aprovecha de ellos para sus propios beneficios o que se deja seducir por el lado oscuro, Lucy es la excepción con la que Besson se luce. Como si la indecisa protagonista de Lost in TranslationLucy transcurre en otra ciudad asiática, Taipei, con el sórdido mundo del tráfico de humanos de fondo– adquiriera la forma física de la Natasha Romanoff de Los Vengadores –la actriz corre, pega patadas, dispara, se sube por las paredes (literal)– y se transfigurase en algo que no es de este mundo –con la misma mirada perdida, robótica, que su extraterrestre de Under the Skin (¿parafrasea el título en un diálogo?)–, hasta ser sólo el eco de una voz –Her–. Reflexiones que surgen a borbotones (“las matemáticas no importan, sólo el tiempo”), con guiños a Matrix y a Terrence Malick, con una persecución de coches que podrías ver en bucle, con un villano –Choi Min-sik, el Oldboy original– magnético, con un Morgan Freeman poniendo mejor orden que en la irregular Transcendence, con esa llamada telefónica de Lucy a su madre (glup). En Sin límites, sí, Bradley Cooper también se salía del cuerpo, alimentado por un chute. Olvídalo. Lucy consigue ser la versión perfecta de sí misma, una diosa, aunque no entendamos qué demonios es eso.

Besson coge 'Transcendence' y 'Sin límites', las mejora y logra que le demos al coco, al 20%, claro.

SINOPSIS:

Ahora, Luc Besson dirige a Scarlett Johansson en Lucy, un thriller de acción que sigue los pasos de una mujer envuelta involuntariamente en un asunto muy oscuro del que sabrá salir utilizando a sus captores, y que acabará transformándose en una guerrera despiadada cuya evolución supera la lógica humana.

Lucy

FICHA TÉCNICA

GÉNERO: ,

DIRECTOR:

REPARTO: , , ,

GUIÓN:

PAIS: Francia

DURACIÓN: 0

EDAD RECOMENDADA: na

DISTRIBUIDORA: Universal Pictures

ESTRENO: 22 de Agosto de 2014

Las mujeres fuertes de Luc Besson

Luc Besson causa polémica allá por donde pasa, pero no se puede negar de lo que venimos a hablar: de lo fuerte de sus personajes femeninos protagonistas.

De ‘Fast & Furious’ a ‘Mascotas’ o Tarantino. Estos son los estrenos más destacados de agosto

Abundará el cine de acción, junto con los largometrajes de animación y las propuestas de terror. Será un mes de agosto en el que incluso tendremos a 'Los Goonies'

Tráiler de ‘Anna’: Luc Besson vuelve a la acción

La supermodelo rusa Sasha Luss hace prácticamente de sí misma, pero añadiendo una irrebatible capacidad de matar, en la nueva película de acción del director francés.

Una actriz de 27 años acusa a Luc Besson de violación

El director francés Luc Besson ('Valerian y la ciudad de los mil planetas') es acusado de violación por una actriz que dice que la drogó en un hotel de París