CRÍTICA

Luces rojas

8

Por
02 de marzo de 2012

Casi un año y medio después del aplaudido estreno de Buried regresa Rodrigo Cortés con otro ambicioso proyecto, rodeado de nuevo de una inusual, aunque más comprensible, expectación. Esta vez no se trata de una caja (aunque se mencione la de Faraday) sino de algo aún más pequeño: una moneda, un cuarto de dólar que se desliza entre los dedos de Cillian Murphy y que, los espectadores, hipnotizados, no podrán dejar de mirar. Cuidado dónde miras, o mejor, dónde no miras, o más importante, por qué lo miras.

La moneda, cara y cruz de este rompecabezas de creyentes y escépticos, no se puede lanzar sin más. Cortés exige, como en la magia de cerca, toda tu atención. Tal vez no lo pretendió, pero ha conseguido el efecto contrario: no podrás evitar buscarle el truco a Luces rojas. Es lo que hay. Como cuenta en Hugo Scorsese, el gran Méliès fue director, después de mago. Algunas de las claves se esconden en los detalles. Como esos pájaros hitchcockianos que se chocan contra las ventanas (para los fans de Perdidos un easter egg en toda regla). O el guiño a Richard Matheson, autor del mágico Now You See it… y escritor fetiche de Stephen King. Tal vez, florituras de guión o tal vez no. Pero estarás alerta.

Luces rojas se parece en su arranque a El ilusionista, en que era un poli el que persigue el fraude; a El último exorcismo, en que se intenta desenmascarar la farsa… Filmes inspiradores con protagonistas masculinos (Murphy recuerda el empecinado Gyllenhaal del Zodiac de Fincher). Por eso, es refrescante ver a una madura Sigourney Weaver con un ayudante más joven, la habilidad del director para emparejar ambos personajes, y desarrollar el de Murphy en su psicótica obsesión por el psíquico, ese De Niro con aura de estrella de rock. Conseguir que El Actor se plante unas lentillas blancas de ciego y levite sin despeinarse no tiene precio (estaría encantado: su gran amigo el mago David Blaine también vuela sobre el escenario). Con un diálogo y amaneramientos perturbadores, podría parecernos que se pierde en la sobreactuación. Pienso que por motivos de la trama (como no profundizar en ciertos aspectos de los personajes). Sin embargo, a Leonardo Sbaraglia estallar como una granada nunca le ha sentado tan bien.  

Y poco más se puede comentar de este thriller paranormal sin desmontar el tinglado. A Cortés también le fascina el huevo Kinder Shyamalan, la sorpresa final. En Buried ya se la jugó, en Luces rojas va a por todas. Poco le han favorecido esta vez las opiniones al otro lado del charco y eso seguramente condicione más de un visionado (recomendamos un segundo). Pero es que no hay truco sin sorpresa. Para bien o para mal, que para eso también firma el guión, el verdadero mago de Luces rojas es Rodrigo Cortés.

MARILÓ GARCÍA

SINOPSIS:

La investigadora Margareth Matheson (Sigourney Weaver) y su ayudante (Cillian Murphy) investigan el regreso de Simon Silver (Robert De Niro), un famoso médium que ha abandonado su retiro.

Luces rojas

[Red Lights] Thriller / España, EE UU / 2012 / Dir: Rodrigo Cortés / Reparto: Sigourney Weaver, Robert De Niro, Cillian Murphy, Leonardo Sbaraglia, Toby Jones, Jan Cornet / Guión: R. Cortés

ESTRENO: 02 de Marzo de 2012

ETIQUETAS:

El elenco de ‘Los cazafantasmas’ se reúne para recordar el clásico de los ochenta

Bill Murray, Sigourney Weaver o Dan Aykroyd, entre otros, compartieron momentos del rodaje de la película.

Sigourney Weaver explica por qué ha rechazado protagonizar ‘Alien 5’

La teniente Ripley no estará por el momento en el nuevo proyecto de la franquicia.

‘Avatar’: Primera imagen del rodaje de la secuela (de alguna de ellas)

James Cameron comanda una ambicioso proyecto que cubre cuatro nuevas entregas de la historia de los Na'vi, y que cuenta con el regreso de Sigourney Weaver.

“Todas las mujeres somos superheroínas”: El momentazo feminista de los Oscar 2020

Brie Larson, Gal Gadot y Sigourney Weaver reivindican a las heroínas y prometen un club de la lucha en el que los hombres 'tal vez no puedan entrar'.