CRÍTICA

Los últimos días del artista: Afterimage

7

Por
04 de junio de 2017

Al enigma mitómano sobre cómo una última película (hasta cierto punto póstuma: Andrzei Wajda murió antes de verla estrenada en Polonia) ha logrado coincidir con el que bien podría ser el testamento artístico del sólido cineasta polaco, se le añade además que Afterimage es la más rotunda de las últimas películas del director de Cenizas y diamantes. Luchador durante ¡siete décadas! de historia del cine polaco, Wajda no ha necesitado soltar lastre cinéfilo con un biopic convencional sobre uno de los grandes genios de su país y, al contrario que en la ostentosa Katyn, se ha limitado a contar los últimos días de Wladyslaw Strzemiński.

Del artista puro, de su ostracismo en el régimen comunista y de su teoría del arte basada en la postimagen (lo que plasmamos no es la realidad sino lo que refleja nuestra retina subjetiva) sale un Wajda que sigue convencido del poso de su estatismo pero que juega más que nunca con el color (y su ausencia, el reino del gris ministerial de la nomenklatura), hasta aparecer identificado con el placer del formalismo puro del que renegaban desde el aparato del poder que él también sufrió. Al coincidir con su alter ego, un valiente al que no le ahorra un inquietante lado oscuro (esa hija es un personaje de su primer cine) ni un final patético entre maniquíes (la mejor escena de la película), el Wajda más heroico ha sabido ser también el más tétrico. El mejor camino del artista ante su propia muerte.

Andrzej Wajda comparte testamento con el (osado) artista Strzemiński.

SINOPSIS:

Biopic sobre el célebre pintor vanguardista polaco, Wladyslaw Strzeminski. Andrzej Wajda recorre su vida y su obra, sus procesos creativos y sus luchas.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO: , ,

DIRECTOR:

REPARTO: , ,

GUIÓN:

PAIS: Polonia

DURACIÓN: 98 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Sherlock Films

ESTRENO: 30 de Junio de 2017