CRÍTICA

Los Pitufos: La aldea escondida

3

Por
19 de febrero de 2017

Pese a no trascender su condición de calculado producto familiar, sin ningún golpe de estilo o nota extravagante, la eficacia de las dos anteriores entregas de Los pitufos era incuestionable gracias a su hábil mezcla de acción real y personajes digitales –que amplificaba sus niveles de cuquez– y la elección de ciudades como Nueva York o París como atractivos escenarios. Ahora, no sabemos si por razones presupuestarias, los personajes creados hace más de medio siglo por Peyo se quedan en el bosque en una película cien por cien animada (con cierta pereza de diseño) que es tan fiel al espíritu original, a los arquetipos pitufos y a Gargamel (un villano unidimensional) que resulta anticuada, previsible e inane.

Algunos lo verán como un ejercicio de clasicismo, de vuelta a las esencias, pero los públicos han cambiado y se han sofisticado. Frente al derroche de originalidad, color y filosofía positiva de Trolls, su referente más reciente, los pitufos se antojan sus primos blanditos y aburridos. Sus creadores (con el director de Spirit, Shrek 2 y Gnomeo y Julieta al mando: un tríptico de horrores visuales) han intentado camuflar la desgana y falta de originalidad con una sorpresa central con ‘toque feminista’ y un despliegue visual de flúor a lo Avatar que, lejos de maravillar, aturulla. Claro que, si tuvieses seis años y este fuese tu primer contacto con el azul, entonces la crítica sería otra.

A pesar del toque flúor, el azul pitufo se ha quedado anticuado.

SINOPSIS:

Precuela de la saga de los Pitufos sobre el origen de estos seres azules.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO: , ,

DIRECTOR:

REPARTO: ,

GUIÓN: ,

PAIS: EE UU

DURACIÓN:

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Sony Pictures España

ESTRENO: 31 de Marzo de 2017