CRÍTICA

Los Increíbles 2

8

Por
12 de junio de 2018

El mundo de los superhéroes es injusto, ya se sabe. Y para la familia más poderosa de Pixar lo ha sido más aún. O menos, según se mire. Porque, si bien es verdad que daba algo de rabia ver cómo Los Increíbles (2004) se quedaba sin secuelas mientras el boom Marvel llenaba las carteleras de sujetos en mallas, también lo es que sustraerse a la secuelitis libraba a las creaciones de Brad Bird de la decadencia inherente a toda franquicia. Gracias a ello, los fans podíamos adoptar una pose triunfal mientras afirmábamos que aquel filme estrenado hace 14 años era la mejor película de superhéroes de la historia, la que acogía y modelaba los tópicos del género con más respeto y más jolgorio.

Pero, claro, la palabra clave es “podíamos”. La secuela de Los Increíbles ya es un hecho, algo que nos obliga a observar sus méritos como obra independiente mientras dirimimos si le hace justicia o no a su predecesora. Y la respuesta a ambas preguntas es de lo más incómoda, porque este filme es una montaña rusa constante entre el subidón y la decepción. Empezando por lo bueno, podemos decir que la familia Parr sigue siendo un encanto y un desastre, con y sin mallas: mientras la fabulosa Elasti-Girl se lleva por fin el protagonismo que pedía gritos en la película anterior, revelando una faceta hasta ahora inédita de adicta a la adrenalina, su marido (más parecido que nunca a Spencer Tracy) puede vivir su propio slapstick casero ocupándose de Jack-Jack, ese Apocalipsis. Por otra parte, el director es más que nunca el de Misión: Imposible – Protocolo fantasma y menos que nunca el de Ratatouille: a base de cámaras subjetivas, travellings de vértigo y otros superpoderes, Bird se confirma como un autor de acción sobresaliente a base de set pieces que circulan en tren, en barco, en avión o en tuneladora, con musicón arrebatador de Michael Giacchino para propulsar el viaje.

Ese es, en parte, uno de los problemas de Los Increíbles 2: el nivel de sus clímax es estratosférico, pero a la película le cuesta arrancar (seamos compasivos: repetir un prólogo como aquel de 2004 es casi imposible). Y si bien acaba encontrando su ritmo, cada espectador tendrá que decidir si está a la altura de esa primera entrega que era menos una película que una dinamo imparable. Las peripecias de Mr. Increíble pastoreando a su hijo menor son una locura muy riquiña (sí, todos sabemos quién acabará cosiendo un trajecito para el bebé), pero el guion se apega tanto a ellas que acaba flojeando en lo emocional: el agotamiento del señorón convertido en amo de casa siempre será menos entretenido que las sospechas de adulterio superheroico. Y los arcos argumentales de Dash y Violet resultan de lo más flojos. El del chaval es casi inexistente, mientras que el de su hermana empieza prometiendo mucho para después desvanecerse, justo como ella misma.

Queda un último punto de Los Increíbles 2 por abordar, y es el más espinoso de todos. Porque si a Los Increíbles se la ha señalado como la película más de derechas de Pixar, su secuela contiene directamente apologías del mercado libre y denuestos contra toda aspiración igualitaria. En 2004, aquello de “¡Cuando todo el mundo sea súper, ya nadie lo será!” daba para algunas discusiones en blogs y poco más; habrá que ver cómo sienta el tono más politizado de esta segunda parte en esta era de lo ‘woke’, los ‘social justice warriors’ y las reacciones conservadoras contra todo ello. Esperemos al menos que, en esta ocasión, los rostros de Helen, Bob y su prole no acaben adornando pancartas en manifestaciones del Foro de la Familia.

¿Cómo mejorar lo inmejorable? Los héroes de Pixar siguen siendo los mejores, pero no igualan su primer filme.

SINOPSIS:

Elastigirl se embarca en una nueva aventura, la de ser el rostro de la campaña para que los superhéroes dejen de vivir escondidos, mientras Bob se quedará en casa con Violeta, Dash y el pequeño Jack Jack, que comienza a desarrollar todos sus superpoderes. Pero cuando un nuevo villano aparezca en sus vidas, la familia Parr y Frozono deberán volver a trabajar juntos.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO:

DIRECTOR:

REPARTO:

GUIÓN:

PAIS: EE UU

DURACIÓN: 118 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Walt Disney

ESTRENO: 03 de Agosto de 2018

ETIQUETAS:

,

El director de ‘Ratatouille’ echa por tierra una preciosa teoría fan

¿Pensabas que había una conexión secreta entre Remy la rata y el crítico Anton Ego? Brad Bird lo siente mucho, pero tiene que llevarte la contraria.

¿Inició ‘El gigante de hierro’ hace 20 años la era de la nostalgia?

Antes de 'Stranger Things', 'Star Wars' y 'Jurassic World', en 1999 un robot vino del espacio mostrando el camino que iba a tomar el blockbuster.

Brad Bird: “Un buen villano tiene que creer en algo”

El director de ‘Los Increíbles 2’ se lo pasa mejor hablando de su colegueo con Tom Cruise que de lecturas políticas o de haberse anticipado al boom de los superhéroes.

‘Misión: Imposible’: 22 años a todo riesgo

Tom Cruise recibió una misión y decidió aceptarla: liderar la mejor saga de acción y jugarse la vida rodando cada entrega. De momento, cumple sin autodestruirse.