CRÍTICA

Los girasoles ciegos

7

Por
29 de agosto de 2008

 

Irene Crespo

CADA AÑO NOS SORPRENDE una película muy nuestra. Muy nuestra porque revive un episodio cercano a la vez que doloroso de nuestra historia (la Posguerra). Muy nuestra porque en ella ponen la cara los nuestros (Verdú, Cámara, Arévalo). Pero, sobre todo, esta vez es muy nuestra porque el guión lo escriben dos grandes de nuestro cine: José Luis Cuerda y, nuestra gran pérdida, al que ya echamos de menos en el cine patrio, Rafael Azcona, el insustituible. El que escribiera uno de los guiones más absurdos e hilarantes del cine español (Amanece, que no es poco, claro) y nuestro gran genio del humor negro (El pisito…) repitieron juntos tras la espléndida Lengua de las mariposas: escogieron una novela de éxito (del también fallecido Alberto Méndez) incómoda y angustiosa, pero conmovedora (un cura obsesionado sexualmente con una mujer que esconde un marido perseguido en el armario) y la transformaron en una película áspera por la inmoralidad del cura (genialmente repulsivo Arévalo), pero estimable y veraz por su factura. 

 

SINOPSIS:

En plena posguerra, Elena (Verdú) vive atemorizada y llena de secretos: su hija, embarazada, se ha fugado con su novio, buscado por la policía y en su casa, su marido se oculta en el dormitorio principal evitando ser descubierto.

Los girasoles ciegos

DRAMA / ESPAÑA / 2008 / 98 MINUTOS / ALTA FILMS DIRECTOR: JOSÉ LUIS CUERDA ACTORES: MARIBEL VERDÚ, JAVIER CÁMARA, RAÚL ARÉVALO GUIÓN: JOSÉ LUIS CUERDA, RAFAEL AZCONA girasolesciegos.com

ESTRENO: 29 de Agosto de 2008

ETIQUETAS:

,