CRÍTICA

Logan

8

Por
14 de enero de 2017

Serán ganas de ver cosas donde no las hay. O un exceso de amor por un producto pop cuyos años recientes han sido una travesía por los rastrojos. Pero, a quien suscribe, Logan le parece realizada desde la mala leche, más que desde la elegía o el cansancio. No se trata sólo de que a Hugh Jackman se le vea más feroz que nunca en mucho tiempo. Ni tampoco de que James Mangold aspire a cubrir, con polvo de road movie y spaghetti western, los defectos de Lobezno inmortal. Es que, a la postre, el combustible de esta película resulta ser la aversión tanto hacia un cine de superhéroes con textura de plastiquillo como hacia unos EE UU retratados a caballo entre la esterilidad del desierto y la vulgaridad del casino.

Así pues, el filme nos invita a presenciar una catástrofe, pero no una catástrofe facilona. Villanos aparte, aquí los verdaderos monstruos son un país que se hunde y esos estragos del tiempo personificados en un Patrick Stewart tan sublime como decrépito. En cuanto al futuro, es una brutal ratita de laboratorio, la clase de engendro inocente que Stranger Things no tuvo el valor de mostrarnos. Y, entre medias, queda ese Jackman que cercena extremidades y guía a sus protegidos mientras se pregunta en qué momento se fue todo al carajo.

El ritmo de esta película es lo bastante pausado, y su puesta en escena lo bastante clara, como para que sus metáforas se dejen leer. De aquella X-Men que vimos en 2000 ya no queda ni la ceniza. Los viejos tebeos (esos que siempre fueron una apología de la hermandad entre los marginados) pueden ser una brújula, pero no un destino. Y el peor enemigo posible para el héroe es una caricatura de sí mismo, producida de forma industrial y mimada por señores en traje de ejecutivo. ¿Dónde queda, pues, la redención? En cubrir la huida de aquellos que aún tienen vida por delante. Seguro que Lobezno (el de los cómics, ese cuyas garras hacían “¡Snikt!”) estaría de acuerdo.

Un testamento duro, consecuente y cabreado para un icono. Adiós, bestia: te echaremos de menos.

SINOPSIS:

Han pasado 20 años tras los eventos de 'X-Men: Días del futuro pasado'. Logan ha decidido no volver a usar sus poderes ni sus garras, pero cuando una malvada organización intenta utilizar al resto de mutantes que quedan en el mundo, convirtiéndolos en armas en su beneficio, Logan se verá obligado a volver a ser Lobezno una vez más... Y quizá ésta sea la última que lo interprete Hugh Jackman.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO: ,

DIRECTOR:

REPARTO: , ,

GUIÓN:

PAIS: EE UU

DURACIÓN:

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Fox

ESTRENO: 03 de Marzo de 2017

Hugh Jackman se desnuda para un nuevo anuncio (y Ryan Reynolds se mofa de él)

Como su madre lo trajo al mundo, pero con botas y mucho estilo, el australiano vuelve a regalarnos un divertidísimo momento.

Hugh Jackman está dispuesto a un remake de ‘Cara a cara’ con Ryan Reynolds

Si hay dos actores actuales capaces de replicar la cima de insania alcanzada por John Travolta y Nicolas Cage en el disparate de acción de John Woo, son ellos.

Así celebra Hugh Jackman el 20 aniversario de ‘X-Men’

El actor interpretó a Lobezno de forma inolvidable en uno de los principales films que propiciaron el gran estado de salud que ahora vive el subgénero.

¿En qué orden debes ver las películas de X-Men?

Dos décadas y una decena de películas, viajes temporales, borrados de memoria, reinicios, personajes que desaparecen... Antes de futuras secuelas, orienta tu gen-X.