CRÍTICA

Lo que de verdad importa

2

Por
13 de enero de 2017

¿Te acuerdas de Maktub? ¿Aquella de 2011 con Jorge García (Perdidos) haciendo de pizzero místico, en la que también aparecía Aitana Sánchez-Gijón? Seguramente, no. Y, si hay suerte, el recuerdo del segundo largometraje de Paco Arango se habrá desvanecido de igual manera dentro de poco. El creador de las series ¡Ala… Dina! y El inquilino repite aquí las mismas lacras mostradas por su debut largo: premisa sin interés alguno, espiritualidad irreflexiva, puesta en escena por debajo del muy deficiente y, para colmo, la presencia de una joven con cáncer (en su filme anterior, la neoplasia aquejaba a un niño) para suministrarnos un presunto golpe bajo emocional que nos haga caer en la trampa. Tanto si Arango se cree su sermón como si no lo hace, tiene un problema muy serio. Y el espectador, también.

Las verdades del espíritu están en alguna parte. Pero no aquí.

SINOPSIS:

Alec es un ingeniero mecánico inglés incapaz de poner en orden su vida. Cuando su tienda de reparación de aparatos electrónicosestá a punto de quebrar, un familiar que nunca supo que tenía se ofrece a solucionar sus problemas a cambio de que se traslade un año a Canadá, el lugar de origen de sus antepasados. Allí descubrirá que a su alrededor comienzan a suceder las cosas más incomprensibles. Enfrentarse a sí mismo, a su pasado, a su vida y, sobre todo, al don que nunca supo que tenía, inspirará a las personas que le rodean a creer en algo más allá de lo que se puede explicar.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO: , ,

DIRECTOR:

REPARTO:

GUIÓN:

PAIS: EE UU, Canadá

DURACIÓN: 113 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: European Dreams Factory

ESTRENO: 17 de Febrero de 2017