CRÍTICA

Las buenas intenciones

6

Por
12 de diciembre de 2019

Con autoescuela de por medio también, la peripecia de Isabelle, protagonista de Las buenas intenciones, supone la otra cara de la misma moneda del buenrrollismo frente a la vida de Sally Hawkins en Happy, un cuento sobre la felicidad, de Mike Leigh. Si en aquella no cabía el desaliento a fuerza de carcajadas, aquí la siempre creíble Agnès Jaoui encuentra desánimo a cada paso que da. Porque su personaje parece tirar la toalla al haberse convertido en la propia víctima de su intento de cumplir a toda costa con todos los elementos del ciudadano comprometido. Es cierto que el personaje oscila entre la autoflagelación del inseguro y el orgullo del irredento (esa escena en la tienda con su hija)y para transmitir esa complejidad el filme, con una dirección contenida de Legrand (mejor productor que realizador), maneja una indulgencia serena que no es apta para el label ‘comedia francesa supertaquillera’, pero también que el humor acaba por salvar los prejuicios. La eterna capacidad de Jaoui de reírse de sí misma y del alma pequeñoburguesa (con el contrapeso de grandeur incorporada) se pone aquí de nuevo a prueba al jugar con las contradicciones del progresismo justo en un momento en el que la sombra del lepenismo pediría a los más cautos no dar argumentos al enemigo. Los buenos comediantes nunca midieron bien el riesgo, esa es su carga y también nuestro regocijo.

Agnès Jaoui dignifica con humor las contradicciones del progresismo.

SINOPSIS:

Isabelle es una mujer adicta a todas las causas benéficas, por lo que intenta estar haciendo siempre acciones humanitarias. Sin embargo, la llegada de una a benefactora que atrae la atención de todos al centro social donde ella trabaja, hará que se ponga en jaque y deba recuperar su reputación, cueste lo que cueste.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO: ,

DIRECTOR:

REPARTO: , , , ,

GUIÓN:

PAIS: Francia

DURACIÓN: 103 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Avalon

ESTRENO: 13 de Diciembre de 2019