CRÍTICA

Las aventuras de Tadeo Jones

5

Por
31 de agosto de 2012

Fernando Fernán Gómez decía que por mucho que lo intentemos al español no le sale bien el cine. Algo parecido podría estar ocurriendo con la animación. Cada vez hay más y mejores profesionales, pero en el aspecto creativo se va a lo seguro; a fórmulas trilladas. El proceso es largo y caro. Y apenas hay margen para la creatividad. ¿Donkey Xote? Shrek en la Mancha. ¿Planet 51? E.T. pero al revés. Tadeo Jones, una suerte de Indiana Jones castizo y de barrio salido de dos cortos galardonados con el Goya, tampoco era un prodigio de originalidad, aunque su potencial comercial era indudable. De ahí su salto al largo.

Con una animación de la era Toy Story en pelo y texturas, pero con una sorprendente profundidad de campo, Las aventuras de Tadeo Jones es un producto pensado para un mercado familiar global que mezcla el canon clásico del cine de aventura con todos los lugares comunes que han encumbrado la animación comercial norteamericana: un perro y un loro como secundarios cómicos al más puro estilo Disney, una historia de amor simplona, gags con la vista puesta en el público adulto y algún estereotipo racial. El problema es que el personaje, que ahora vive en EEUU pero viaja en Iberia, ha perdido su identidad para convertirse en un pastiche cultural –¿Juan Magan y One Direction en la misma BSO?– que puede satisfacer al espectador sin pretensiones, pero no al que busque arte, genio y corazón. 

VEREDICTO: Puede despertar vocaciones de arqueólogo; pero no de animador. 

SINOPSIS:

Debido a una fortuita confusión, Tadeo, un albañil soñador, será tomado por un famoso arqueólogo y enviado a una expedición a Perú.

Las aventuras de Tadeo Jones

Animación / España / 2012 / Dir: Enrique Gato / Guión: Neil Landau

ESTRENO: 31 de Agosto de 2012

ETIQUETAS: