CRÍTICA

Langosta

10

Por
10 de noviembre de 2015

Una pareja huye entre la maleza. Ella es ciega y él la lleva. En un plano aéreo vemos cómo corren. Ella se agarra a él con las dos manos: la derecha contra la palma izquierda de él; la otra, apoyada en su muñeca como si fuese un bastón. Lo necesita para seguir, es su guía en el momento máximo de oscuridad. Como en el amor verdadero.

Rebobinemos. Él es David (Colin Farrell), el protagonista de esta historia en la que su mujer lo acaba de abandonar. En una serie de eficaces escenas introductorias narradas como si fuesen un cuento infantil por la voz en off más sexy del cine británico (Rachel Weisz) descubrimos que es heterosexual, que vive con un perro que una vez fue su hermano y que, en este mundo en el que estar solo es ilegal, tiene 45 días para encontrar una nueva pareja en El Hotel en el que ha sido “ingresado” antes de ser transformado en un animal. Él elige la langosta, una opción que gusta a la directora de El Hotel (minuciosa Olivia Colman) pero horroriza a otros huéspedes como “el hombre que cecea” (John C. Reilly) o “el hombre que cojea” (Ben Whishaw), que demostrarán enseguida ser mucho más prácticos a la hora de amar aunque sea fingiendo. El trasfondo de este Hotel de solteros imaginado por Yorgos Lanthimos, el director de la extravagante Canino –inserte aquí su “ahhhh”–, es una sociedad intolerante con los que no tienen pareja, una sociedad que subterránea y sutilmente señala con el dedo a los que eligen estar solos, o peor, a los que no consiguen encontrar a alguien con el que merezca la pena compartir sus vidas, o mucho peor, a los que por miedo a no encontrarlo se conforman con uno cualquiera.

Lanthimos vuelve a aplicar su esquema sui géneris y brillante, ese que le lanzó de Grecia al mundo con su tercera película y  que repitió con menos suerte en Alps: observar las grandes cuestiones del ser humano y contárnoslas como si fuésemos niños, garantizando un relato perverso y a la vez tierno que hace las veces también de poema visual y de ensayo antropológico sobre cómo marchan las cosas en la sociedad occidental. Si en su anterior largometraje eran la muerte y el duelo los elementos hiperbolizados, en Langosta, el Un mundo feliz o el 1984 del siglo XXI, le toca el turno al amor. Al amor, como decíamos, visto como un constructo social, una serie de decisiones ajenas al sentimiento real. Ese que no siente David pero que finge sentir junto a –paradojas– “la mujer sin corazón” para salvarse de la olla hirviendo pero también el que, en aras de experimentarlo alguna vez, le da fuerzas para escaparse de El Hotel. ¿Y qué hay más allá de este mundo opresivo? Otro igual.

En El Bosque de Langosta habitan los solteros, una tribu revolucionaria que funciona como guerrilla en la resistencia y cuya líder (Léa Seydoux) es tan dogmática, autoritaria y cautiva como los huéspedes de El Hotel que David ha dejado atrás. La descripción que hace Lanthimos de este otro bando de la contienda –bailan solos música electrónica y tienen prohibido enamorarse– es su manera de advertirnos de lo complicado que es ser libre para pensar. Su forma de expresarlo, esa lograda contraposición entre imágenes bellas –como un Wes Anderson de colores pálidos, sin tomar el sol–, y la crueldad de lo que narran, pasado todo por un filtro de humor negro y las cuerdas de Stravinski, despierta esa risa que da pena, algo parecido a la risa perpleja o nerviosa más habitual en el cine de terror.

¿Con esto quiere decirnos Lanthimos que es imposible amar de verdad? He ahí su privilegiada cabeza: demostrarnos que no dentro de una historia de amor. La que nace entre David y “la mujer corta de vista” –genial esa voz en off (Rachel Weisz) que, sorpresa, es un personaje dentro de la narración–. Su amor ciego les hará luchar contra las adversidades, huir, correr mano sobre mano, separando la maleza de El Bosque camino de La Ciudad para poder, por fin, vivir su amor “en libertad”. O no.

Yorgos Lanthimos consigue que volvamos a envidiar el extraño funcionamiento de su privilegiada cabeza.

SINOPSIS:

Una historia de amor en un futuro cercano y distópico donde según las reglas de la ciudad se arresta a los solteros para trasladarlos al Hotel. Allí son obligados a encontrar pareja en menos de 45 días. Si fracasan, son transformados en un animal de su elección y soltados en el bosque.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO: , ,

DIRECTOR:

REPARTO: , , ,

GUIÓN:

PAIS: Francia

DURACIÓN: 118

EDAD RECOMENDADA: na

DISTRIBUIDORA: Avalon

ESTRENO: 04 de Diciembre de 2015

John Turturro será Carmine Falcone en ‘The Batman’

La película que prepara Matt Reeves con Robert Pattinson como protagonista está llenando Gotham de rostros muy conocidos.

Colin Farrell negocia ser el nuevo Pingüino de Batman

Junto a la Catwoman de Zoë Kravitz y el Enigma de Paul Dano redondearía el trío de villanos a los que se enfrentará Robert Pattinson enmascarado.

El cine según Yorgos Lanthimos: claves para entender sus películas

Estrena La Favorita, con Emma Stone, Olivia Colman y Rachel Weisz, una película maravillosa y turbia… Aquí una guía para entender el cine de este griego.

El tráiler del ‘Dumbo’ de Tim Burton vuela alto

'Dumbo', la adaptación a imagen real que ha rodado Tim Burton, estrena su tráiler durante la gala de premios de la música country