CRÍTICA

La vida de Anna

7

Por
03 de junio de 2017

Ya han pasado más de dos décadas desde La promesa (1996) y el modelo de cine social de los hermanos Dardenne sigue manteniéndose como el paquete básico de códigos narrativos y dispositivo formal con más seguidores dentro del cine europeo y alrededores. La última réplica ha llegado hasta Georgia. Desde allí, la cineasta Nino Basilia emerge con esta ópera prima contundente y bien cimentada, donde aplica la receta dardenniana a las cuitas de la joven madre soltera (fantástica en cada gesto Ekaterine Demetradze) de un niño autista que sueña con emigrar a EE UU. Planos secuencia, naturalismo, nucas y altos niveles de empatía sin (casi) forzar los pistones dramáticos moldean un relato duro y devastador sobre lo fácil que nos lo pone el capitalismo para que, llegado el momento, podamos ahogarnos con nuestras propias manos.

La Rosetta de los Dardenne se habría llevado bien con Anna.

SINOPSIS:

Anna es una madre soltera de un hijo autista. Decide emigrar a EE UU y le da todo su dinero a un hombre que le promete todos los papeles, cuando descubre que la ha engañado, hará todo lo posible por recuperar su dinero y la vida que quería.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO:

DIRECTOR:

REPARTO:

GUIÓN:

PAIS: Georgia

DURACIÓN: 108 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: European Dream Factory

ESTRENO: 16 de Junio de 2017