CRÍTICA

La Venus de las pieles

9

Por
31 de enero de 2014

Resulta harto difícil condensar la densidad de temas que plantea Roman Polanski en su, aparentemente sencillo, nuevo filme. La lectura más evidente es el juego metaliterario en el que un director teatral (Mathieu Amalric) establece con la obra seminal de Sadoch-Masoch del título, que bautizara la parafilia masoquista. Pero se trata de un simple punto de partida pues, a partir de ahí, las lecturas son múltiples: la del autor que juega a ser Dios y en realidad es un pelele en manos de una inalcanzable perfección artística; la de la eterna confusión entre realidad y ficción que sufren, más que ningún otro gremio, los actores y, la más emotiva, la propia autobiografía del director.

Así, si en la anterior Un dios salvaje se trataba de poner en solfa la hipocresía pequeñoburguesa que tanto daño (con razón o sin ella) hizo a Polanski desde su turbio affaire con la menor Samantha Meiner, en La Venus de la pieles se disecciona su relación de pareja con Emmanuelle Seigner. Dos bailes ejemplifican dicha evolución: Seigner, sometida y humillada por Peter Coyote en Lunas de hiel en 1989 y dominante y humilladora hembra en La Venus de las pieles en 2014. En último término, es esta claudicación del hombre frente a la mujer la moraleja final. Polanski/Amalric, semental irredento, entrega la cuchara y se confiesa a calzón quitado vencido por el eterno misterio femenino. 

 

VEREDICTO: Una de las declaraciones de amor más hermosas jamás filmadas.

SINOPSIS:

Vanda es una actriz de inusual talento decidida a conseguir el papel protagonista en la nueva obra de Thomas, basada en el clásico erótico 'La venus de las pieles'.

La Venus de las pieles

[Venus in Fur] Drama / Francia / 2013 / Dir: Roman Polanski / Reparto: Mathieu Amalric, Emmanuelle Seigner / Guión: Roman Polanski, David Ives

ESTRENO: 31 de Enero de 2014

ETIQUETAS:

,