CRÍTICA

La pols

7

Por
19 de noviembre de 2016

En algo más que en buena forma se encuentra el teatro indie patrio, que, tras varios trasvases de talento de las tablas al cine, vuelve a demostrar con la adaptación de La pols, la aplaudidísima obra de Llàtzer Garcia, que de libretos portentosos no andamos escasos. Garcia se pone otra vez a los mandos de la dirección y con el mismo equipo, formado por Laura López, Guillem Motos y Marta Aran, traduce en planos eficaces la tensión dramática que se masca en la función teatral desde el minuto uno: Ruth y Jacob, dos hermanos de nombres bíblicos, se odian día a día, pero ese desprecio estallará tras la muerte de su padre, algo que parece no importarle demasiado a Jacob. Interpretaciones que cortan la respiración en una pieza que no acaba de liberarse del todo de las estructuras de su lugar de origen.

Familia sólo hay una y sigue inspirando grandes historias.

SINOPSIS:

Poco después de saber que su padre ha muerto, Jacob se olvida completamente del tema, su relación con su hermana Ruth y su amiga Alba cambiará y llevará sus vidas al límite enfrentándose a las convenciones sociales.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO:

DIRECTOR:

REPARTO: , ,

GUIÓN:

PAIS: España

DURACIÓN: 85 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA:

ESTRENO: 25 de Noviembre de 2016