CRÍTICA

La mujer que sabía leer

7

Por
01 de abril de 2018

Ayudante de dirección de dos pesos tan pesados y sesudos de la cinematografía europea como son Olivier Assayas y Michael Haneke, Marine Francen ha aprendido de ellos que el argumento es tan importante como la reflexión sobre el medio. Una lectura a la sinopsis nos haría pensar en una clásica historia romántica de época. Sin embargo, nada en el filme obedece al academicismo. Al revés, lo que plantea Francen es, precisamente, un contrarromanticismo, por así decir. El título original de esta película (Le semeur) es el mismo que el de uno de los cuadros más célebres del pintor realista Jean-François Millet. No es una casualidad.

Todo el filme está impregnado de la estética rural del autor de Las espigadoras, tanto de su paleta de colores amarillos como de su composición de plano. Los personajes, por su parte, leen poemas de Victor Hugo. Sin embargo, el primer acto de rebelión al relato tradicional lo tenemos en el formato, pues va a utilizar el 4/3 como si de un filtro de Instagram se tratara. El segundo, en un argumento furiosamente moderno: a un villorrio del que el Estado se ha llevado a todos los hombres llega un forastero. Pronto despertará el interés intelectual, pero sobre todo, físico, de las aldeanas. Se plantea así un conflicto impensable para Hugo o Millet: las mujeres exigen el disfrute de su sexualidad y compartir al único varón disponible. Un deslumbrante y reivindicativo debut.

Contrarromanticismo de época.

SINOPSIS:

1852. Violette está en edad de casarse. Su pueblo, en las montañas francesas, es brutalmente privado de todos sus hombres tras la represión ordenada por Napoleón III. Las mujeres pasan meses en aislamiento. Desesperadas por volver a ver a sus hombres de nuevo, hacen un juramento: si aparece un hombre, tendrán que compartirlo.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO:

DIRECTOR:

REPARTO: , ,

GUIÓN: , ,

PAIS: Francia, Bélgica

DURACIÓN: 98 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: BTeam Pictures

ESTRENO: 11 de Mayo de 2018