CRÍTICA

La maldición del guapo

6

Por
07 de julio de 2020

Para Aristóteles, los personajes dramáticos no solo debían ser buenos, adecuados y verosímiles, sino también consecuentes o uniformes, de acuerdo a su naturaleza. Lo que venía a decir el filósofo griego –primer script doctor de la historia, con su propio tratado, La Poética– es que si se concibe un personaje que está loco, o que es lerdo, el tipo habrá de estarlo o de serlo en todo momento, no solo cuando le interese a su creador. Esta escolástica reflexión al margen viene a cuento del estreno de La maldición del guapo, último filme de Beda Docampo, director y guionista gallego y argentino también. Rodada en la acomodada periferia madrileña (en locaciones de Boadilla del Monte y San Sebastián de los Reyes), es una comedia de estafadores protagonizada por Gonzalo de Castro y Juan Grandinetti, quienes interpretan a un padre y a un hijo mal avenidos que se ven envueltos en una trama con diamantes, engaños y atractivas mujeres de por medio.

Simpática y entretenida, de cast elegante y eficaz, el principal handicap de La maldición del guapo proviene de la escritura y de aquello que, en la jerga del asado argentino, tiene que ver con el punto menos -o el punto más, según paladares-, de aquellos sobresalientes filmes, picarescos y porteños, escritos y dirigidos por cineastas del talento de Juan José Campanella, Damián Szifron o del tristemente perdido Fabián Bielinsky.

Una de ladrones porteña y ‘gallega’ divertida, aunque desigual.

SINOPSIS:

Humberto es un seductor estafador que vive tranquilamente en Madrid tras haber cumplido una antigua condena. Esta le costó su relación con su hijo al que no ve desde hace años, el cual se ha convertido en un hombre honrado. Sin embargo, este se verá obligado a pedir ayuda a su padre después de ser víctima de un robo en la joyería en la que trabaja.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO:

DIRECTOR:

REPARTO: , ,

GUIÓN:

PAIS: España

DURACIÓN: 90 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Filmax

ESTRENO: 10 de Julio de 2020