CRÍTICA

La librería

6

Por
09 de octubre de 2017

Cimentada en un modelo de cine transfronterizo, la trayectoria de Isabel Coixet como cineasta es algo escurridiza y tal vez sean los personajes femeninos portentosos el denominador común que une películas tan distintas como Mi vida sin mí (2003), Mi otro yo (2013) y Nadie quiere la noche (2015). A esa nómina de mujeres repletas de coraje se suma Florence Green, la protagonista de La librería –el salto a la gran pantalla de la novela con la que Penelope Fitzgerald se quedó a las puertas del Booker en 1978– y personaje que encuentra en el cuerpo delicado y aparentemente vulnerable de Emily Mortimer la mejor encarnación posible. Green es educada, solícita e intachable, pero, o más bien por ello, está decidida a sacar adelante su sueño de tener una librería en el pueblo donde vive, a pesar de la oposición frontal de su némesis, Violet Gamar (finísima Patricia Clarkson), una aristócrata que se ha encaprichado del local donde Green ha abierto su negocio. Un David contra Goliat en toda regla pero trasladado a un decorado repleto de estampados preppy, cubiertas de Penguin Books y modales de instituto británico. Hay en La librería, de hecho, giros que recuerdan al estilo Wes Anderson (sobre todo en el cruce de misivas entre Green y el personaje que interpreta Bill Nighy, Edmund Brundish) y aunque son recursos eficaces y estimables, señalan el indefinido estilo del cine de la catalana.

Libros 'cuquis', tazas de té y una mujer contra el sistema.

SINOPSIS:

Un pequeño pueblo de Inglaterra, 1959. El simple hecho de que una mujer decida abrir una librería crea un problema para ella y para la comunidad.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO:

DIRECTOR:

REPARTO: , ,

GUIÓN:

PAIS: España, Reino Unido, Alemania

DURACIÓN:

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: A Contracorriente Films

ESTRENO: 10 de Noviembre de 2017