CRÍTICA

La leyenda de Tarzán

7

Por
29 de febrero de 2016

Tiene gracia que un russoniano convencido como por fuerza debía de ser Edgar Rice Burroughs se pasase la jubilación de la manera más hobbesiana posible: escribiendo en una guerra como corresponsal. Sus crónicas sobre el ataque japonés a Pearl Harbor contrastan con aquella reedición del mito del buen salvaje que escribió desde el rancho de su hermano en Idaho, tan lejos de la selva que le sirvió para levantar un imperio. Hoy, más de 100 años e infinitas adaptaciones después, un actor sueco (¿hay algo más civilizado que eso?) encarna al hombre criado por monos para continuar aquella tradición pre-revolucionaria en la que el hombre es, por naturaleza, bueno.

La leyenda de Tarzán arranca con el ex vampiro Alexander Skarsgård (True Blood) como un aburguesado John Clayton III, lord inglés que ha recuperado los escudos familiares y ha abrazado el progreso de la Humanidad hasta el punto de no querer ni oír hablar de la jungla. Es su rubísima esposa, Jane (pero una Jane tan de armas tomar como la actriz que la interpreta, Margot Robbie), la que le convence de volver al Congo Belga ante las noticias de esclavismo y sobreexplotación de la naturaleza que les llegan. Tarzán acepta volver a casa pero una vez allí tarda en sustituir los mocasines por el taparrabos y sólo se monta en liana cuando la trampa tendida por el siempre malísimo Christoph Waltz pone en peligro a su familia selvática. Ayudado por un Samuel L. Jackson anti esclavista y pistolero como de western de Tarantino, Tarzán se amolda a esta incursión oscura  –no esperes las charletas de Weissmüller ni las gracias de Chita, aquí los monos de monos tienen poco–, mientras navega por el río Congo como si fuese Conrad en El corazón de las tinieblas. A pesar de ser una película familiar, tiene más de eso La leyenda de Tarzán que de canción de Phil Collins. En definitiva, más de Hobbes que del buen salvaje de Rousseau.

Lianas que van de Rousseau a Hobbes pasando por 'El corazón de las tinieblas' y los pistoleros de los westerns de Tarantino.

SINOPSIS:

Ya han pasado varios años desde que Tarzán (Alexander Skarsgård) abandonara la jungla africana para llevar una vida aburguesada como John Clayton III, Lord Greystoke, junto a su amada esposa Jane (Margot Robbie), pero ahora le han invitado a que vuelva al Congo para ejercer de embajador de comercio en el parlamento. En realidad, todo forma parte de un plan ideado por el capitán belga Leon Rom (Christoph Waltz), pero los responsables de esta estrategia no tienen ni idea de lo que se les viene encima.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO: ,

DIRECTOR:

REPARTO: , , ,

GUIÓN: , , , ,

PAIS: Estados Unidos

DURACIÓN: 110 min.

EDAD RECOMENDADA: na

DISTRIBUIDORA: Warner Bros (es)

ESTRENO: 22 de Julio de 2016

Angelina Jolie y Christoph Waltz, en conversaciones para protagonizar ‘Every Note Played’

Se trata de la adaptación de la última novela publicada de Lisa Genova, autora que ya vio llevada al cine su libro 'Siempre Alice'.

¿De qué me suena esa cara? 10 actores secundarios a los que deberías poner nombre

Tras la primera parte con un repaso a grandes actrices secundarias a tener en cuenta llega el momento de los actores… Saca papel y boli y apúntate los nombres.

Por qué Hans Landa es el mejor personaje de Tarantino

El director ha explicado qué hace del coronel nazi interpretado por Christoph Waltz el más único y divertido que ha escrito nunca.

Christoph Waltz volverá como Blofeld en ‘Bond 25’

Tras debutar en 'Spectre', supondrá la primera vez que un actor repita encarnando al gran villano de la criatura de Ian Fleming.