CRÍTICA

La historia de Marie Heurtin

6

Por
26 de marzo de 2015

Considerada la versión gala de Helen Keller, Marie Heurtin creció sorda y ciega en una sociedad, la Francia rural de finales del siglo XIX, que trataba a ese tipo de enfermos como material radioactivo. Mientras se acerca a su figura y en concreto recrea los esfuerzos de una monja para enseñar a la joven el lenguaje de signos, el director Jean-Pierre Améris maneja con habilidad un tono instalado entre lo cómico y lo dramático: sin faltar al respeto a los discapacitados, sin ignorar la bendita paciencia necesaria para enseñar a comunicarse a alguien que no puede ver, tampoco tiene miedo de reconocer hasta qué punto esos esfuerzos pueden provocar situaciones absurdas.

Enfrentar a una pequeña salvaje con una aspirante a la santidad podría fácilmente haber degenerado en un festival de buenos sentimientos, pero Améris hace hincapié más en lo físico que en lo espiritual, observando meticulosamente cada doloroso avance en la batalla entre dos personas que luchan para comunicarse –un asunto que ya trató en Tímidos anónimos (2010)–, y evitando tanto el sentimentalismo como el miserabilismo incluso cuando otra enfermedad se impone sobre la narración. Es cierto por otra parte que, a medida que los personajes transitan su camino hacia la muerte  y los esfuerzos de Améris por diseñar una resolución emotivamente poderosa quedan en evidencia, la sobriedad dramática parece degenerar en exceso de pulcritud y falta de audacia.

Usa las emociones sin pasarse, aunque a ratos apenas llega.

SINOPSIS:

Película inspirada en unos hechos reales que sucedieron a finales del siglo XIX y que tuvieron como protagonista a la joven Marie, la cual, incapaz de comunicarse al ser sorda, muda y ciega, fue recluida por sus padres en un asilo a cargo de religiosas.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO:

DIRECTOR:

REPARTO: , , ,

GUIÓN:

PAIS: Francia

DURACIÓN: 95

EDAD RECOMENDADA: na

DISTRIBUIDORA: A Contracorriente Films

ESTRENO: 01 de Abril de 2015