CRÍTICA

La doncella (The Handmaiden)

9

Por
20 de noviembre de 2016

Que Park Chan-Wook tiene una mente perversa lleva tiempo siendo obvio, pero esa perversidad es cada vez más impredecible. En la década transcurrida desde su trilogía de la venganza, ha dirigido una película de vampiros sobre un sacerdote lascivo (Thirst, 2009); ha debutado en Hollywood con una versión incestuosa de La sombra de una duda (Stoker, 2013); y ahora se saca de la manga esta mezcla de suntuoso drama de época, thriller de espionaje, explícito romance lésbico, astuto comentario sobre la ocupación japonesa de Corea en los años 30, terror psicológico trufado de episodios de tortura y, como colofón, un pulpo gigantesco.

La doncella es, ante todo, un delicioso ejercicio de perspectivas y simpatías cambiantes. A lo largo de dos horas y media que pasan volando, va quitándose capas –y quitando la ropa a sus personajes– y nos conduce por un sinuoso camino de flashbacks que revelan estratagemas secretas e historiales sórdidos, traiciones que chocan entre sí, giros absurdos y alianzas redefinidas. En el proceso, Park avanza en todo momento un paso por delante del espectador mientras nos pasea por mansiones de arquitectura imposible, hospitales psiquiátricos, sudorosas alcobas, sótanos prohibidos y páginas de literatura erótica. Todo se convierte en fetiche: horquillas para el pelo, dedales, pendientes, tinteros, el ruido de los zapatos sobre el suelo de parqué y el sonido de un corsé al ser atado y desatado. Las imágenes derrochan sensualidad antes de que los personajes se desnuden, y cada movimiento de cámara se convierte en un arma de seducción.

A ello sin duda contribuye el modo en que Park nos sumerge gradualmente en el amor sáfico que ocupa su centro. Observamos a las dos mujeres acercarse movimiento a movimiento, maravillándose por cada nueva sensación; nos deleitamos en sus impecables peinados y su piel blanca como la leche. Y para cuando finalmente deciden hacerse un La vida de Adèle, el modo en que Park celebra su propio voyeurismo resulta del todo contagioso. El placer en todo momento permanece ligado a la emoción de ver a esas féminas superar las circunstancias que les han sido impuestas; sobreviviendo a hombres que son repugnantes y sádicos y símbolos del ego sexual masculino colectivo, inflado por el consumo de demasiada pornografía. Park nos conduce por su periplo exhibiendo un control total sobre el cambiante tono de la película, de lo tontorrón a lo sexy, de lo gracioso a lo aterrador, de lo depravado a lo virtuoso, sin que se le escape una sola nota.

Escenifica el ojo por ojo femenino contra los abusos patriarcales, resultando absorbente, hermosa y sexy.

SINOPSIS:

Corea, década de 1930, durante la colonización japonesa. Una joven, Sookee, es contratada como criada de una rica mujer japonesa, Hideko, que vive recluida en una gran mansión bajo la influencia de un tirano. Sookee guarda un secreto, y con la ayuda de un estafador que se hace pasar por un conde japonés, planea algo para Hideko.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO: , ,

DIRECTOR:

REPARTO: , ,

GUIÓN: ,

PAIS: Corea del Sur

DURACIÓN: 144 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: La Aventura Audiovisual

ESTRENO: 02 de Diciembre de 2016