CRÍTICA

La crisis carnívora

3

Por
16 de mayo de 2008

Javier Cortijo

“Hijo de puta, has de decirlo más; has de decirlo… más”. Tiene chiste (finalmente) que sea en los títulos de cierre, arengados por la tonada chanante de Marlo, donde esta película se entienda en toda su dimensión. Verbigracia, el desternille de ver a un cerdito manco o un tigre como los que dibuja mi hija de cuatro años soltando tacos y contradioses como si tuvieran al inspector de los Guinness al lado. En eso consiste este debilucho filme, de guión aburrido y animación sesentera (el cut-out de Hanna-Barbera) cuyo territorio natural es YouTube, justo donde peta la anterior obra también en Flash de sus creadores, Cálico Electrónico. La premisa de un futuro zoológico opresor trae optimistas recuerdos a La mano, de Jirí Trnka. También podría decirse que el diseño remite a Bozzetto o que el tono es más Ralph Bakshi que Trey Parker, pero tantos ilustres nombres cantan La Traviata en un conjunto donde sólo destaca Quique San Francisco clavando la personalidad de una hiena hedionda, quizá para su disgusto. Como diría cualquier bicho implicado, malilla (que no malota) de cojones.

SINOPSIS:

Gracias al Pacto Vegetariano, todos los animales conviven en paz y armonía. Todos menos uno: la hiena Crevel, que vive con la angustiosa sensación de no volver a comer carne. 

La crisis carnívora

COMEDIA ANIMACIÓN / ESPAÑA / 2008 / 80 MINUTOS / AURUM. DIRECTOR: PEDRO RIVERO ACTORES (VOZ): ENRIQUE SAN FRANCISCO, PABLO CARBONELL, PEDRO REYES crisiscarnivora.com

 

ESTRENO: 16 de Mayo de 2008

ETIQUETAS: