CRÍTICA

La caza

8

Por
19 de abril de 2013

El gran secreto del cazador  es permanecer en silencio y a la espera sumido en una absoluta soledad hasta que se produce el disparo. Así cae a los abismos el protagonista de La caza, un maestro de preescolar en un pequeño pueblo danés acusado por una de sus alumnas –hija, además, de su mejor amigo– de pederastia. Tras la confesión de una mentira –revisemos eso de que los niños, como los borrachos, siempre dicen la verdad– el presunto culpable –magistral Mads Mikkelsen, premio al mejor actor en Cannes– se encierra en un silencio opresor y tan políticamente correcto como las reacciones en cadena de la comunidad que lo acusa –hola, Dogville– y que progresivamente comienza a abusar de él –hola, Perros de paja– hasta alcanzar la más profunda defenestración social.

Tomas Vinterberg, el cineasta dogma de Celebración, juega con estos elementos dramáticos en un guión construido con precisión casi documentalista, de fotografía brumosa, montaje invisible y tempo frío como el invierno danés. Su gran hallazgo es que con ellos no arma un drama sino una historia de terror. Porque, al fin y al cabo, la soledad del individuo da pena, pero la crueldad de la comunidad da asco y más miedo que otra cosa.

 

VEREDICTO: Junta Dogville y Perros de paja. Éstos son tus nuevos vecinos.

SINOPSIS:

Tras un divorcio difícil, Lucas ha conocido a otra mujer, tiene un nuevo trabajo y se dispone a reconstruir la relación con Marcus, su hijo. Pero algo va mal. La sorpresa y la desconfianza de su comunidad crecen hasta alcanzar proporciones inimaginables.

La caza

[Jagten] Drama / Dinamarca / 2012 / Dir: Thomas Vinterberg / Reparto: Mads Mikkelsen, Alexandra Rapaport, Thomas Bo Larsen, Anne Louise Hassing, Lars Ranthe, Ole Dupont, Susse Wold / Guión: Thomas Vinterberg, Tobias Lindholm

ESTRENO: 19 de Abril de 2013

ETIQUETAS:

,