CRÍTICA

La camarista

8

Por
03 de marzo de 2020

Ambientada en un lujoso hotel de Ciudad de México, La camarista saca a la luz uno de los oficios menos visibles y más ingratos del mundo, como es el de las camareras de piso, trabajadoras encargadas del orden y de la limpieza de las habitaciones.

Con rigor documental, pero desde la ficción, la directora novel Lila Avilés sigue el agotador y exigente día a día de Evelyn (Gabriela Cartol, La Tirisia), una joven empleada, de facciones indígenas, aplicada en conseguir una promoción laboral que le permita acceder al cuidado de las piezas más exclusivas del edificio, situadas en la última planta.

Desde la estrambótica secuencia de apertura, la película se enriquece de pasajes secretos, códigos y rutinas que brindan al espectador un voyeurístico y esclarecedor punto de vista, a contrapelo del relato turístico. Sin abandonar nunca el enfoque selectivo, la cineasta azteca acompaña a Evelyn por las habitaciones, los pasillos y los accesos reservados, la aísla y nos la descubre también en su intimidad, con secuencias de continuidad memorables, como la de atracción que se desarrolla hacia un limpiacristales, o como la de amistad (que parece que surge) con una porteña y también madre como ella, y que resulta no ser más que otro espejismo fruto de una despiadada lucha de clases reflejada también en documentales aledaños, como Hotel Explotación: Las Kellys o Sí, señora, de Virginia García del Pino.

Retrato íntimo y esclarecedor de una trabajadora invisible.

SINOPSIS:

Evelyn es una kelly joven que trabaja en uno de los hoteles más lujosos de la Ciudad de México. Las jornadas laborales eternas dificultan su tarea como madre y ella está convencida que pronto será ascendida y así podrá mejorar su calidad de vida. Mientras tanto, vivirá toda clase de aventuras en su lugar de trabajo.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO:

DIRECTOR:

REPARTO: , , ,

GUIÓN:

PAIS: México

DURACIÓN: 102 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: El Sur Films

ESTRENO: 06 de Marzo de 2020