CRÍTICA

Juego de armas

8

Por
02 de agosto de 2016

Existe en la industria cinematográfica ese cliché que persigue a los actores y directores de comedias, según el cual no saben hacer dramas. Si eso fuera verdad, Adam McKay, conocido hasta este año por dirigir las (des)gracias de Will Ferrell, se habría llevado un buen batacazo al osar adentrarse en el sagrado mundo dramático con La gran apuesta. Y Jay Roach, artífice de filmes como Los padres de ella o Austin Powers, hubiera asistido con él a la gala de los Razzie por Trumbo. Afortunadamente, nada de eso es cierto, y Todd Phillips (Resacón en Las Vegas), que con Juego de armas pega un gran salto cualitativo en su filmografía, es otro ejemplo más de la sensibilidad hilarante con la que se puede impregnar (y engrandecer) un drama.

Su premisa, basada en hechos reales, ya resulta jocosa: dos chavales consiguen un suculento contrato multimillonario para suministrar armas al ejército estadounidense. Y a eso le sumamos los nombres de dos de los actores más prometedores de Hollywood, con gran química en pantalla. Jonah Hill, que hace de la comedia dramática su idioma materno, se calza los zapatos de su amigo Jordan Belfort (ese lobo de Wall Street scorsesiano del que tanto aprendió) para descubrir que se le ajustan a la perfección, e incide en su justa medida en lo caricaturesco de su personaje. Todo comienza y termina con él, su pelo engominado, el moreno falso y esa inconfundible risa-quejido-sollozo. Lo acompaña Miles Teller, que deja su ego de lado para interpretar el papel de segundo de abordo, el amigo “domesticado” con el que es imposible no empatizar. Phillips, como capitán de esta odisea sobre los recovecos de la moralidad y la amistad, no deja de lado el tono irrisorio al que nos tiene acostumbrados en sus guiones. Pero lo equilibra con maestría en favor de la acción, a la que dota de frescura y delirante despropósito.  

Como tercer pilar está Miami Beach, reino de los colores chillones, las pieles bronceadas y las extravagancias más absurdas. Tony Montana, verdadero Dios de la ciudad, vigila y guía desde un póster colgado en la pared el plan de los dos protagonistas. Y también el de Phillips, que retrata ese arquetipo malentendido del sueño americano, de codicia y ambición. Aunque estos gángsters de pacotilla tienen más  de los mafiosos de David O. Russell en La gran estafa americana (hasta sale Bradley Cooper en el filme) que del indomable Al Pacino dirigido por Brian de Palma, incluso el propio Montana se sentiría orgulloso de sus fans más acérrimos. Y de Phillips, que por fin se ha dado cuenta de que es mucho más divertido plasmar el surrealismo de la vida misma (que tiene mucho de comedia), que los infortunios triplicados de una resaca. Larga vida a la dramedia.

Todd Phillips y Jonah Hill sacan toda la artillería pesada para demostrar que hay vida (y cine del bueno) después de la comedia.

SINOPSIS:

Efraim Diveroli (Jonah Hill) y David Packouz (Miles Teller) son dos ambiciosos veinteañeros de Miami Beach que se dedican a comerciar con armas. Durante la guerra de Irak, los dos amigos aprovechan una brecha poco conocida en el sistema, que permite a las pequeñas empresas pujar por contratos con el ejército de EE UU. Así es como, empezando con pequeños negocios, viven la gran vida en Miami. Pronto ellos crecerán y también sus contratos. En el invierno de 2007, la pareja de jóvenes logra un importante contrato armamentístico de 300 millones de dólares, cuando el Pentágono les encarga la compleja y multimillonaria tarea de suministrar armas a los aliados americanos del ejército afgano. Es así como aterrizan en un mundo sombrío.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO: , ,

DIRECTOR:

REPARTO: , , ,

GUIÓN: , ,

PAIS: EE UU

DURACIÓN: 114 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Warner Bros (es)

ESTRENO: 09 de Septiembre de 2016

‘The Batman’: Jonah Hill será un villano en la película (pero ¿cuál?)

El actor de 'Supersalidos' podría ser Pingüino o Enigma en la película que protagonizará Robert Pattinson.

Directores que dialogan con su adolescencia a través de sus películas

Jonah Hill mira a su yo de 13 años en ‘En los 90’, una película pequeña, íntima y muy universal… ¿Por qué mola tanto que los directores hablen de su adolescencia?

Jonah Hill y Michael Cera no entienden el título español de ‘Supersalidos’

'Parecía una porno', recuerdan las estrellas del clásico generacional de 2007. Y tampoco comprendieron muy bien que Michelle Jenner doblara a Emma Stone.

[Toronto 2018] ‘Mid90s’: Jonah Hill brilla como director

El actor de 'Supersalidos' o 'El lobo de Wall Street' debuta detrás de la cámara con una pequeña joya generacional.