CRÍTICA

Jobs

6

Por
20 de septiembre de 2013

“You’re good but you’re an asshole” (“Eres bueno, pero eres un capullo”), le dice el director de Atari a Steve Jobs en la primera hora (de las excesivas dos que dura) de la película. Una frase que leerá la mente de más de un espectador y que funciona además como lema y declaración de intenciones de este biopic, el primero, por ahora, sobre el creador de Apple que busca el equilibrio enfrentando el talento del Jobs profesional con el egoísmo del Jobs personal.

La película empieza por el clímax, por el momento en que Jobs se convirtió en Jobs, en el genio de la manzana, presentando su primera gallina de los huevos de oro: el iPod. De ahí vuelve a los 70, a la universidad, en la que un Jobs descalzo no era la sombra de lo que sería, y va repasando sus hits vitales (el primer ordenador, el rechazo a su hija…). Todos, adornados de aires telefilmeros más por las decisiones del director que por la propia historia o la interpretación de Ashton Kutcher. Él es el gran fuerte de la película, cuando desde los primeros segundos demuestra el minucioso estudio del personaje que hizo. A través de sus gestos, forma de caminar, hablar y gracias a su parecido físico, Kutcher consigue su mejor papel (serio) al evitar la caricatura celeeebrity en la que podía haber caído. Pero al final, por desgracia, ni él conseguirá que la película sea lo bastante brillante como para eludir el debate morboso: proMac o antiMac. Cámbiese Jobs por ese Mac, si se quiere. 

 

VEREDICTO: Retrato de un hombre con ordenador al fondo. O al revés.

SINOPSIS:

Los 30 años más decisivos de la vida de Steve Jobs, desde sus primeros años como un joven impresionante y hippie rebelde hasta el momento en el que se propuso cambiar el mundo de la tecnología.

Jobs

Biopic / EE UU / 2013 / Dir: Joshua Michael Stern / Reparto: Ashton Kutcher, Josh Gad, James Woods, Dermot Mulroney, Ron Eldard, John Getz, Lesley Ann Warren / Guión: Matt Whiteley

ESTRENO: 20 de Septiembre de 2013

ETIQUETAS: