CRÍTICA

Jason Bourne

8

Por
12 de febrero de 2016

Jason Bourne es el héroe líquido por excelencia; y no sólo porque siempre salga de las aguas. La identidad ha sido la cuestión central de la saga Bourne desde que Doug Liman decidió convertir al espía amnésico creado por Robert Ludlum en la alternativa realista y contemporánea al arquetipo trasnochado de agente secreto representado por James Bond. Matt Damon asumió a la perfección el rol lacónico y Paul Greengrass marcó a fuego su sello de frenesí y desbordamiento cinético en escenas de acción tangibles y caleidoscópicas que, entre una persecución aquí y una escaramuza allá, trazaron un mapa geopolítico de occidente muy representativo de la década pasada. Cuando Bourne descubrió por fin quién era y la franquicia intentó un (estimable) cambio de rumbo por la vía de El legado de Bourne (2012), el público se encogió tanto de hombros que el estudio ha hecho todo lo posible por traer de vuelta a Damon y Greengrass –junto a colaboradores tan importantes como el montador Christopher Rouse o el compositor John Powell– para recuperar las señas de, sí, identidad de la saga.

¿Significa eso que Jason Bourne es más de lo mismo? De un vistazo superficial se podría concluir que sí: aunque Greengrass no alcanza las cotas de abstracción conceptual de El ultimátum de Bourne (2007), donde cada set piece de acción cumplía la función de los números de baile dentro del género musical, al traer de vuelta a Bourne y Nicky Parsons (felizmente rebienvenida Julia Stiles) recupera la misma estructura en tres actos que tan bien ha usado en otras ocasiones.

De hecho, la apabullante secuencia del resurgimiento de Bourne durante una persecución por las calles de Atenas (recreada en Santa Cruz de Tenerife) tomada por manifestantes y disturbios, parece casi un greatest hits de la saga: caos multicámara, puñetazos secos, huidas en moto, adrenalina fuera de escala, francotirador infalible (perfecto Vincent Cassel, pero intercambiable con los anteriores Edgar Ramírez, Karl Urban, Clive Owen…), golpes tan contundentes que duelen los músculos en la butaca, etc. Si lo que se buscaba es una película de Bourne como las de Greengrass & Damon, Jason Bourne da algo tan rotundo e inquebrantable como eso.

El mundo ha cambiado durante estos nueve años, pero ellos siguen abordándolo de la misma forma. Afortunadamente, también hay algo más: Alicia Vikander y su personaje. La actriz sueca interpreta con extraordinarios matices de abrasadora frialdad e inalterable ambición a Heather Lee, una experta en cibernética de la CIA que encarna el cambio tecnológico y generacional dentro del espionaje. Si Bourne fue la respuesta a Bond que necesitaba la década pasada, Heather Lee es la réplica necesaria para Bourne en nuestra era post-Snowden, donde una línea de código con malware puede ser más eficaz como arma que un arsenal de misiles.

Todo lo que Jason Bourne tiene de regreso a una zona de confort –a la que, reconozcámoslo, no nos importaría volver tantas veces como podemos escuchar seguidas las Extreme Ways de Moby con distintos arreglos–, amplificada por despliegues descomunales como el clímax en Las Vegas, al borde del entusiasmo febril de una Fast & Furious, alcanza nuevas e interesantes dimensiones gracias a Lee. De lealtad ambigua, ubicua y amoldable a cualquier conexión 4G, quizás sea ella la auténtica heroína líquida por excelencia.

Vuelve el mayor héroe de nuestra era y esta vez no tiene problemas de memoria: Greengrass y Damon se acuerdan demasiado bien de cómo va esto.

SINOPSIS:

Quinta entrega de la saga de Jason Bourne, basada en el personaje de ficción creado por Robert Ludlum para sus novelas de espionaje. El agente más letal de la CIA ha recuperado su memoria, pero aún le quedan muchas cosas que descubrir y le harán salir de las sombras.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO:

DIRECTOR:

REPARTO: , , ,

GUIÓN: , , ,

PAIS: Estados Unidos

DURACIÓN: 123 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Universal Pictures

ESTRENO: 29 de Julio de 2016

‘Tomb Raider’: Alicia Vikander vuelve en 2021 con Ben Wheatley como director

La arqueóloga más famosa del cine y los videojuegos vuelve en una secuela que contará con guion de Amy Jump ('Kill List', 'Turistas', 'High-Rise').

La secuela de ‘Tomb Raider’ ya tiene guionista

La guionista Amy Jump firmará el guion de la nueva entrega de 'Tomb Raider', de la que hasta ahora se desconocen más datos

Sí, ‘Tomb Raider’ también fue objeto de parodias porno

¿Podían Lara Croft y 'Tomb Raider' escapar a la moda de las parodias pornográficas? Obviamente, no. Esta es la historia de las OTRAS Lara Croft

¿La Lara Croft de Alicia Vikander es mejor que Indiana Jones?

Llega un nuevo reboot, el de Tomb Raider, la aventurera que un día interpretó Angelina Jolie hoy tiene el rostro de Alicia Vikander y mira, nos ha encantado