CRÍTICA

Insidious

5

Por
10 de junio de 2011

James Wan, Saw y el torture porn conformaron la endiablada trinidad que mutó las reglas del cine de terror en la última década. Se trataba de indagar en la vertiente sadomasoquista del espectador hasta sus últimas consecuencias, con Jigsaw como maestro de ceremonias. De momento, la franquicia ha dado para seis secuelas (la última en 3D), y para un videojuego cuyo guión fue supervisado por el director australiano de origen malayo. En Insidious se percibe la influencia de las plataformas Playstation o XBox en el diseño de los personajes, los escenarios y hasta en el argumento. Esto no resta méritos a una factura técnica impecable, a un diseño de producción que al principio nos convence de que, efectivamente, estamos asistiendo a un nuevo renacimiento del género de terror. La mudanza, la casa de espacios desconocidos y la familia acosada nos remiten a Los extraños o a la hiperrealista Secuestrados de Miguel Ángel Vivas. Enseguida, el niño entra en coma y la película pasa a una nueva dimensión, con las psicofonías que escucha la madre por el baby-talkie como punto de máxima tensión. Más adelante, sin embargo, cuando de la casa encantada se nos tele-transporta al subgénero de exorcismos y de éste al de los viajes astrales –la película bien podría haberse titulado Solo en la oscuridad, como aquel fundacional videojuego–, nos damos cuenta de que no: a James Wan, buen embelesador como también lo es su guionista Leigh Whannell, se le ha enrevesado el camino y ya no sabe hacia donde se dirige su nueva e insidiosa creación. Quizás se la encuentre en el limbo de los terrores inacabados.

SERGIO F. PINILLA

SINOPSIS:

Después de que uno de sus tres hijos sufra un accidente y quede en coma, la familia de Josh y Renai empieza a sufrir aterradoras experiencias paranormales.

Insidious

Terror / EE UU / 2010 / Aurum / Dur: 103 min. / Dir: James Wan / Reparto: Patrick Wilson, Rose Byrne, Ty Simpkins, Andrew Astor, Lin Shaye, Leigh Whannell, Angus Sampson / Guión: Leigh Whannell

ESTRENO: 10 de Junio de 2011

ETIQUETAS: