CRÍTICA

I hate New York

7

Por
30 de octubre de 2018

Reivindicar la pista y escenarios de baile como espacios de resistencia y activismo es el denominador común de los cuatro protagonistas trans de I Hate New York, de Gustavo Sánchez; porque la historia de Chloe Dzubilo, Amanda Lepore, Sophia Lamar y T De Long, todas vinculadas a la cartografía underground de Nueva York, es también la historia de cuatro personas hechas a sí mismas que han luchado contra los límites de sus cuerpos refugiadas en la calidez y libertad que les proporcionó en su momento la noche neoyorquina. Antes que un mapa urbano, no obstante, este documental filmado a lo largo de toda una década es un retrato coral de cuatro opciones de vida y sus destinos; y Sánchez logra hilvanar con delicadeza los momentos más enérgicos y los más tristes que, frente a la cámara, explican todxs ellxs.

Discurso y actitud en un honesto retrato del activismo trans.

SINOPSIS:

Nueva York, 2007-2017. Durante una década y rodando solo con una cámara doméstica y sin guión, el director se adentra en las vidas íntimas de Amanda Lepore, Chloe Dzubillo, Sophia Lamar y T De Long; cuatro mujeres artistas y activistas transgénero de la subcultura underground de la ciudad. Sus testimonios van desvelando poco a poco retazos de un pasado –a veces dramático, siempre fascinante y simplemente extraordinario– que formó sus identidades y transformó sus vidas. Sus palabras, miedos y esperanzas hacen que el público pase de tener un punto de vista externo a verse emocionalmente implicado en sus destinos.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO:

DIRECTOR:

REPARTO:

GUIÓN:

PAIS: España

DURACIÓN: 90 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Warner

ESTRENO: 09 de Noviembre de 2018