CRÍTICA

Hereditary

6

Por
15 de junio de 2018

El tráiler prometía, pero el título más. ¿Qué habría detrás de las casas de muñecas que Toni Collette fabricaba con lupa? ¿Y de los chasquiditos de la inquietante niña Milly Shapiro? Por no hablar de esa conversación nocturna madre-hija en la que la primera le revelaba a la segunda que quien la había amamantado de bebé había sido la abuela. ¡Socorro! El funeral de la misma es el punto de partida de Hereditary, ópera prima de Ari Aster aupada en Sundance como un clásico instantáneo del terror moderno. A partir de ahí, de esa despedida de la no demasiado apreciada matriarca familiar, la cinta se convierte en una sucesión de estimulantes elementos que, unidos a los que prometía el tráiler, van creando en el espectador unas expectativas difíciles de complacer.

Probablemente el mejor papel de Toni Collette hasta la fecha, con permiso de Pequeña Miss Sunshine, su personaje intenta armonizar todas las vías abiertas por Aster, desde el espiritismo, el modelismo, las terapias en grupo… hasta que llega el fatídico momento del accidente y lo que podría haber sido un intelectualizado estudio sobre la maternidad y las herencias familiares se convierte en un filme que haría gritar lo suyo al público devoto de Sitges. Los sustos te los llevas igual y la imaginería revela un amplio talento visual, pero su autoconsciencia impide eso que toda cinta de terror debe ambicionar: que el miedo sea de verdad.

Batiburrillo de terror autoconsciente, pero ojo con los chasquiditos.

SINOPSIS:

Cuando Ellen, la matriarca de la familia Graham, muere, su familia comienza a descubrir secretos extraños y cada vez más aterradores sobre sus antepasados. Cuanto más descubren, más tendrán que enfrentarse al siniestro destino que parecen haber heredado.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO:

DIRECTOR:

REPARTO: , ,

GUIÓN:

PAIS: EE UU

DURACIÓN: 126 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: DeAPlaneta

ESTRENO: 22 de Junio de 2018