CRÍTICA

Green Room

8

Por
07 de junio de 2016

Antes de que se desate la barbarie y empiece la carnicería, The Ain’t Rights (la banda de infortunados protagonistas de Green Room) entonan el Nazi Punks Fuck Off de Dead Kennedys. No es sólo una canción, es el ritmo al que se va a mover todo el filme: Green Room es salvaje y violenta como un esputo del mismísimo Sid Vicious, pero, a diferencia de lo que caracteriza a su banda sonora, no hay en la película espacio para la inmediatez o la espontaneidad. Todo está pensado y planificado al milímetro. Green Room es, probablemente, el mejor ejemplo de una tendencia actual en Hollywood hacia una puesta en escena cada vez más teatralizada, de la que pueden ser buenos exponentes Los odiosos ocho o Calle Cloverfield 10. Un cine que parece ser un manifiesto estético e ideológico de resistencia de la clase media cinematográfica, amenazada como está por la polarización entre el cine low cost y las grandes producciones de exóticas localizaciones y minutos sin fin de CGI. Frente a ellas, Green Room ofrece una economía de espacios y personajes que, sin embargo, se mueven e interactúan con una riqueza de recursos apabullante. Baste observar cómo Saulnier se las apaña para que el minúsculo camerino en el que se encuentran encerrados los protagonistas sea retratado con tantos tiros de cámara como si tuviera el tamaño de un plató de Cinecittà. En apariencia, como el punk, son sólo cuatro rabiosos acordes; en el fondo, es un ejercicio de virtuosismo que convierte la película en toda una sinfonía de la narración cinematográfica.

Abre bien los ojos y los oídos. Sangrienta sinfonía punk.

SINOPSIS:

FICHA TÉCNICA

GÉNERO: ,

DIRECTOR:

REPARTO: , ,

GUIÓN:

PAIS: EE UU

DURACIÓN: 95 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Good Films, La Aventura

ESTRENO: 10 de Junio de 2016

Joe Cornish (‘Attack the Block’) ficha a Patrick Stewart para su nueva película

El actor de 'X-Men' será Merlín en 'The Kid Who Would Be King', una revisión británica y 'choni' de la leyenda artúrica. Rebecca Ferguson también se apunta al filme

Las ‘mejores’ críticas de ‘Emoji: La película’ están en la cara de Patrick Stewart

Estas fotos del actor inglés totalmente puesto en su personaje explican más que cualquier porcentaje en 'Rotten Tomatoes'

¿Ha ido demasiado lejos ‘Emoji: La película’ con este anuncio?

Una parodia de 'The Handmaid's Tale' provoca un masivo rechazo en Twitter contra la comedia de los emoticonos

Tráiler de ‘She’s Funny That Way’: el regreso de Peter Bogdanovich

El director de '¿Qué me pasa, doctor?' y '¡Qué ruina de función!' vuelve a la comedia con un reparto que daría envidia al mismísimo Woody Allen.