CRÍTICA

Gloria

7

Por
04 de octubre de 2013

Como los alimentos liofilizados, algunas películas se expanden al añadirles gotas de contexto. Tómese como ejemplo Gloria: a su protagonista debería bastarle con su obstinación en no dejarse derrotar por la vida y los estereotipos para ganarse nuestra simpatía. Pero hay más. En la única escena del filme en la que se habla de política, recordamos (piano, piano) bajo qué circunstancias transcurrió su juventud. Y, aunque no hubiese nada propiamente trágico, salvo si contamos un matrimonio echado a perder, entendemos que esta dama chilena calza unos ovarios de la misma talla que Gena Rowlands, puede que incluso mayores.

Pese a lo dicho, Gloria no es un filme que se rebaje a sermonear. Tampoco una obra libre de defectos: aspirando a ser pausada, acaba siendo morosa, y a muchas de sus anécdotas les habría sentado bien unas gotas de concisión. Aun así, basta con observar a la formidable Paulina García (merecidísimo premio en Berlín) buscando el amor en bares cutres de maduritos, soportando a un vecino majara o descubriendo las virtudes de la marihuana para paliar el glaucoma, para admirar su decisión y su fuerza al hacer frente a la inmadurez y la falta de compromiso con las armas que caen en sus manos. Aunque eso signifique acribillar a un cretino con un rifle de paintball, o asumir que una se llama igual que una canción de Umberto Tozzi y disfrutar en el proceso.

 

VEREDICTO: Buena película convertida en excelente por su actriz.

SINOPSIS:

Gloria tiene 58 años y está sola en la vida. Para compensar el vacío, llena sus días de actividades y por las noches busca el amor en el mundo de las fiestas para solteros adultos, donde solo consigue perderse en una serie de aventuras sin sentido.

Gloria

Drama / Chile / 2012 / Dir: Sebastián Lelio / Reparto: Paulina García, Sergio Hernández, Diego Fontecilla, Fabiola Zamora, Coca Guazzini / Guión: Sebastián Lelio, Gonzalo Maza

ESTRENO: 04 de Octubre de 2013

ETIQUETAS:

,