CRÍTICA

Gimanasta A: El médico depredador

7

Por
24 de junio de 2020

Como película, Gimnasta A no es nada del otro jueves. Este documental estrenado por Netflix peca de un desarrollo visual poco imaginativo, de una banda sonora de juzgado de guardia (¿en serio hacía falta tanta voz blanca para representar la inocencia?), de un ritmo monótono y de otros defectos de forma que harían estallar a Errol Morris en una santa indignación. ¿Entonces, por qué recomendar su visionado? Pues porque, más allá de su anécdota, hace reflexionar sobre cosas que dan mucho miedo.

La historia de Larry Nassar, médico deportivo que violó a centenares de atletas preadolescentes mientras las autoridades hacían la vista gorda, podría dar de por sí
para un Spotlight de la gimnasia olímpica. Y, aunque Gimnasta A no se detenga en ello tanto como debería, también expone aspectos terribles de ese deporte. Por ejemplo, cómo el triunfo de Nadia Comaneci en Montreal 76 generalizó el abuso de niñas (físico, emocional y, a veces, también sexual) como método para ganar medallas. Y también cómo EE UU acogió al siniestro Béla Károlyi, el entrenador que generalizó esas prácticas, para así disputarle el dominio sobre la disciplina al bloque del Este. Así, uno entiende a esa víctima que confiesa haberle tenido cariño a Nassar porque este era “el único adulto simpático” de su mundo. Y también piensa que la Guerra Fría dejó heridas hondísimas en demasiados ámbitos. Para empezar, en el de la ética

Las terroríficas secuelas del 10 de Comaneci.

SINOPSIS:

Documental de Netflix que narra los abusos que las gimnastas de la federación estadounidense sufrieron por parte del doctor Larry Nassar. Un descubrimiento que destapó los horrores ocultos en este deporte y el fundamento de que todo valía por la victoria.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO:

DIRECTOR: ,

REPARTO:

GUIÓN:

PAIS: Estados Unidos

DURACIÓN: 103 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Netflix

ESTRENO: 26 de Junio de 2020