CRÍTICA

Frankenweenie

6

Por
11 de octubre de 2012

¿Tienen derecho los directores de cine a ser felices? El lado más biliosamente egoísta de quien suscribe diría que no, por el bien de su público. Sin ir más lejos, compárense los casos de Stanley Kubrick y de Tim Burton: llegar a sus últimos años en la cima de su misantropía llevó al genio del Bronx a despedirse con una gran obra como Eyes Wide Shut. Burton, por su parte, un cineasta que compartió con Kubrick el gusto por la reclusión y el perfeccionismo maniático, no deja de entregar un truño tras otro desde que Helena Bonham-Carter y la estabilidad familiar entraron en su vida. Tal vez consciente de ello, el director regresa con Frankenweenie a ese cosmos primordial, tan añorado por algunos, en el cual los monstruos recosidos de la Universal soliviantaban suburbios pacíficos e higiénicos.

La jugada ha salido mal, sobre todo, porque la película delata su condición de corto alargado. El ritmo muchas veces renquea, las escenas se estiran innecesariamente y las imágenes stop-motion no recuperan (y mira que se esfuerzan por hacerlo) la magia de esa historia de resurrección perruna que un Burton joven, y aún inadaptado, se sacó de la manga en 1984. Sin embargo, Frankenweenie sí se las apaña para traernos ecos de Bitelchús, e incluso de Ed Wood: expandiendo de forma lógica el mundo de su película, Burton lo abre a los mitos de serie B que en su día se le quedaron fuera, desde Drácula, el hombre lobo y la momia hasta Godzilla. Criaturas todas ellas que, en la mejor sección de la cinta, gozan de su contrapartidas en forma de mascota. Salpimentado con un homenaje a Vincent Price (Vincent, no lo olvidemos, se tituló otra obra juvenil de Burton) y con la presencia en versión original de una Winona Ryder bastante innecesaria, Frankenweenie acaba produciendo una sensación incómoda. Aquella provocada por un hombre que, no cumpliendo ya los 50, se agarra como un clavo ardiendo a los días en los que aún era apasionado e inocente, en los que aún estaba en guerra contra un mundo demasiado limpio, demasiado envuelto en colores pastel. Habrá que esperar a su siguiente título para saber si estamos ante un legítimo ejercicio de introspección o ante un autoindulgente ego trip de nostalgia.

 

VEREDICTO: Pese a sus defectos, es entrañable: servirá para que algunos se reconcilien con su autor.

SINOPSIS:

Tras la inesperada muerte de su adorado perro Sparky, el pequeño Victor se vale del poder de la ciencia para traer a su mejor amigo de regreso a la vida.

Frankenweenie

Animación / EE UU / 2012 / Dir: Tim Burton / Guión: John August

ESTRENO: 11 de Octubre de 2012

ETIQUETAS:

Steven Seagal estuvo a punto de ser Batman en la película de Tim Burton

Si has sufrido con lo de Robert Pattinson, espérate a leer estas revelaciones del guionista Sam Hamm.

Danny Elfman: sus 10 mejores BSO que no fueron para Tim Burton

El compositor de Los Ángeles cumple hoy 66 años: buen momento para recordar partituras como 'Darkman', 'Men in Black' o 'Hellboy II'.

‘Aladdin’ recauda en un fin de semana lo que ‘Dumbo’ en tres meses

Pese a las malas críticas, la película de Guy Ritchie y su Will Smith azulado arrasan en la taquilla de Estados Unidos.

10 cosas que (posiblemente) no sabías del ‘Batman’ de Tim Burton

Hace 30 años, un director y un actor que no habían leído cómics en su vida cambiaron para siempre el cine de superhéroes. Esta es su historia.