CRÍTICA

Foxcatcher

9

Por
02 de febrero de 2015

Casi al comienzo de Foxcatcher David Schultz (Mark Ruffalo) ayuda a calentar a su hermano Mark (Channing Tatum) antes del entrenamiento. De una forma rutinaria repiten esa coreografía en la que sueltan músculos, ensayan presas, se agarran, lanzan amagos y comprueban sensaciones. De la llave de lucha libre al abrazo hay apenas un matiz en una escena que establece a través del contacto físico una intensísima comunicación. Sin apenas diálogo, recreando lo que hacen de forma automática un día más en la oficina-gimnasio, con la mirada fija de Ruffalo en Tatum queda tan bien definida la relación entre ambos que explicarla sería redundante.

Viniendo de Moneyball, una película sobre béisbol en la que la charla (mercado)técnica sustituía al juego con balón, Bennett Miller ha cambiado de tablero y estrategia para confirmar que estamos ante un director top. Muchos de sus logros pueden quedar eclipsados tras la irrupción en escena de un personaje tremendo, John du Pont. También del acongojante retrato que hace de él Steve Carell. Merece la pena mirar más allá de sus impresionantes narices, porque Foxcatcher ofrece mucho más que oportunidades de lucimiento y prótesis llamativas para actores comprometidos con su oficio.

Atravesada por una obsesión, la de Du Pont, un multimillonario malcriado empeñado en transmitir unos valores que desconoce y obtener un reconocimiento con el que no sabe qué hacer, Foxcatcher descarta el efecto bola de nieve para desarrollar la atmósfera opresiva que la envuelve. No peliculiza lo que en la realidad –sí, por loca que parezca la sinopsis, todo sucedió– nadie detuvo a pesar de lo previsible que resultaba el desenlace trágico. Miller domina con la maestría de un Paul Thomas Anderson esta escalada sin sobresaltos, observando con la misma incredulidad que un testigo y comprendiendo la inacción de éstos ante lo sucedido.

De nuevo, sin verbalizar lo que ni sus propios personajes son capaces de interpretar –Mark, su frustración al ver que necesita a su hermano, pero éste no a él; Du Pont, que todos, de su madre al chófer, saben que es un mediocre– , Foxcatcher consigue incluso transmitir la extrañísima pero comprensible relación que se establece entre estas dos almas heridas. Aparentemente unidos por la lucha libre, en el deporte en el que Mark busca el abrazo, John aspiraba a aplicar la llave que le concediera autoridad.

Dos hombres y un cretino, con la lucha libre como metáfora de las batallas internas.

SINOPSIS:

Mark Schultz, el ex campeón olímpico de lucha libre, es invitado repentinamente por el millonario John du Pont para viajar a su lujosa finca en su momento más bajo, hundido y sin recursos. La intención no era otra que la de formar juntos un equipo para los Juegos de Seúl 1988. Mark utilizará esta oportunidad para salir adelante y además abandonar la sombra de David, su hermano mayor, entrenador de éxito e igualmente ganador de la medalla olímpica. La trama se torcerá cuando David haga acto de presencia y los hermanos sientan la fuerte personalidad de su anfitrión. Una presión psicológica que acabará en celos, traición y venganza.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO:

DIRECTOR:

REPARTO: , ,

GUIÓN:

PAIS:

DURACIÓN: 129

EDAD RECOMENDADA: PC

DISTRIBUIDORA: VERTIGO

ESTRENO: 06 de Febrero de 2015

Channing Tatum sigue intentándolo con los superhéroes y ahora quiere hacer ‘The Maxx’

El actor lleva siglos tras una película centrada en el Gambito de los X-Men, pero ante su inconcreción ha decidido dar un paso adelante.

En marcha una nueva película de ‘G. I. Joe’

Las figuras de acción desarrolladas por Stanley Weston ya tuvieron oportunidad de dar el salto a la gran pantalla en 2009, lideradas por Channing Tatum.

Channing Tatum abandona las redes sociales

'Voy a estar en el mundo real por un tiempo y desconectar de mi móvil'. El actor de 'Magic Mike' anuncia que se va de Twitter, Facebook e Instagram.

¿Por qué no se rodó el ‘Gambito’ de Channing Tatum? Échale la culpa a ‘Cuatro Fantásticos’

Según el director Rupert Wyatt, la película de Josh Trank es la responsable de que el mutante buenorro no haya llegado a la pantalla.