CRÍTICA

Feliz día de tu muerte 2

7

Por
03 de febrero de 2019

Decía el estudioso Rafael Llopis que todos los mitos del terror atraviesan una evolución similar: partiendo de lo instintivo y lo inexplicable, van sometiéndose al imperativo de la razón hasta desembocar en el humorismo, primero, y después en la bufonada autoparódica. A la hora de explicar por qué Feliz día de tu muerte resultaba tan divertida, esta tesis venía muy a mano. Y resulta todavía más práctica para explicar Feliz día de tu muerte 2, porque la solución del director Christopher Landon (que aquí se estrena como guionista de la saga) para seguir sacándole punta a esta comedia de terror sin que la cosa decaiga es… eliminar de ella el terror casi por completo, reemplazándolo por la ciencia-ficción y por gags aún más destrozones. 

Al igual que Atrapado en el tiempo (película que mencionaba a regañadientes en su diálogo final), Feliz día de tu muerte funcionaba bien porque se negaba a dar explicaciones sobre el por qué el personaje de Jessica Rothe estaba condenado a revivir aquel cumpleaños sangriento. Aquí, sin embargo, la referencia (algo mejor colocada) es a Regreso al futuro, y el motivo del bucle temporal aparece sin cortapisas. Se trata de una máquina de espartano diseño, seguramente financiada con el suelto que Jason Blum llevaba aquel día en la billetera, y concebida en la ficción por tres cerebritos pizpiretos: Sarah Yarkin, Suraj Sharma y ese Phi Vu que, además de repetir papel, ejerce como protagonista bait and switch en los primeros diez minutos.

De esta manera, Feliz día de tu muerte 2 deja de ser una chiste a costa del slasher para lanzarse (casi) de lleno a la fantasía, evocando tanto las aventuras de Marty McFly como las comedias de desparrame universitario. Este cambio de registro tiene su precio: las referencias al capítulo anterior, que tampoco era precisamente un modelo de coherencia argumental, se agolpan durante el primer cuarto de hora hasta el punto de hacerlo casi indescifrable para quienes lleguen de nuevas. Lo que sigue, eso sí, es canela en rama: un festín de humor ennegrecido cual el suelo de un piso de estudiantes, que no se priva de estirar sus premisas (¡esa ristra de suicidios en cadena!) y de lanzar guiños a la cuarta pared.

A estas virtudes, además, hay que sumarles el buen trabajo del reparto (excluyendo a Israel Broussard, un interés romántico tan pánfilo que da hasta rabia). Después de ver esta película, tenemos aún más ganas de un spin-off protagonizado por esa Rachel Matthews que se come ella sola el filme en una escena de antología (palabras clave: “francesa ciega”) y que encuentra una pareja cómica ideal en Steve Zissis, sus corbatas y sus labores de ganchillo.

Una precisión, eso sí: antes hemos dicho que Feliz día de tu muerte 2 descartaba el terror casi por completo. Y ese “casi” viene dado por una subtrama relacionada con el filme original, que podría haber desaparecido sin perjudicar a la historia pero que cumple dos funciones interesantes: primero, enfrentar a la heroína (más borde y más de vuelta de todo que nunca) con un dilema moral; y después, introducir la noción de que todos somos fruto de nuestras circunstancias y que bastaría con un leve cambio en las mismas para convertir a un héroe en un villano (y viceversa). Algo que se agradece mucho en estos días de absolutos morales, y gracias a lo cual la película va un poquito más allá de su intención de alegrarle una tarde ociosa a la chavalada. Aunque esa intención, subrayémoslo, la cumple estupendamente.

Renuncia al terror por las risas y, gracias a eso, se mantiene fresca.

SINOPSIS:

Esta vez, nuestra heroína Tree descubre que morir una y otra vez era sorprendentemente más fácil que afrontar los peligros que le aguardan.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO:

DIRECTOR:

REPARTO: , , , ,

GUIÓN:

PAIS: EE. UU.

DURACIÓN: 100 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Universal

ESTRENO: 15 de Febrero de 2019