CRÍTICA

Espías desde el cielo

8

Por
09 de mayo de 2016

“Nunca más vuelva a decirle a un soldado que no conoce las consecuencias de la guerra”, dice un orgulloso Alan Rickman en una de sus últimas interpretaciones. Lo dice en la piel del Teniente General Frank Benson cuando un miembro del gabinete del Primer Ministro británico le acusa de haber disparado contra civiles sin levantarse de la silla. Pues de eso trata Espías desde el cielo, de las perniciosas consecuencias de hacer la guerra con drones.
El dilema es el que sigue: un grupo de terroristas de nacionalidad británica prepara un atentado en Kenia con chalecos explosivos. La Inteligencia inglesa lo sabe, lleva tiempo espiándolos a través de sus infiltrados en África y demás gadgets de la Tienda del Espía (¡ese escarabajo volador con cámara!). Para evitar que las bombas exploten y haya daños colaterales, la alianza británico-estadounidense ha colocado un dron justo encima de los terroristas, listo para disparar. Pero hay un problema: una niña vende pan dentro del radio de la explosión.
Obviando los absurdos intentos cómicos de Espías desde el cielo de convertirse en una especie de In the Loop bélica, el filme de Gavin Hood (X-Men orígenes: Lobezno) gana cuando potencia su (¿inconsciente?) vocación explicativa y, sobre todo, cuando ahonda en el caracter burocrático de una guerra que se hace en despachos y malecones texanos, desde los que se pilotan los drones que disparan misiles. En esta cadena de mando interminable sólo los militares –Rickman y una durísima Helen Mirren– se atreven a tomar decisiones. Bueno, ellos y los americanos. ¿Una niña muerta frente a no sé cuántos civiles? ¡Disparen!
Al resto de los personajes de Espías desde el cielo no les salen las cuentas de estas matemáticas de guerra. Y, sobre todo, no quieren ser ellos los que tomen la decisión. Un escurrir el bulto que contrasta más que nunca con lo fácil que es soltar una bomba. Un piloto tranquilamente sentado en una nave de Las Vegas o Texas dándole al botón de disparar.

Mitad dilema, mitad manual de instrucciones para el uso de drones.

SINOPSIS:

La coronel Katherine Powell dirige una misión secreta con drones para capturar a un grupo terrorista que está refugiado en una casa en Nairobi, en Kenia. Cuando Powell descubre que el grupo está planeando un ataque suicida cambia su objetivo, ahora busca asesinar a los terroristas. Pero Steve Watts, el piloto de uno de los drones, descubre que en la zona cercana a la casa también hay una niña de nueve años. Para tomar una decisión la coronel tendrá que contactar con políticos y abogados.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO: , ,

DIRECTOR:

REPARTO: , , ,

GUIÓN:

PAIS: Reino Unido

DURACIÓN: 102

EDAD RECOMENDADA: na

DISTRIBUIDORA: Eone

ESTRENO: 13 de Mayo de 2016

Aaron Paul no quiere que veas las series en 1,5x

El actor de 'El camino: Una película de Breaking Bad' se ha mostrado contrario a los rumores acerca de que Netflix podría permitir aumentar o reducir la velocidad.

Aaron Paul desvela cómo se rodó el secreto mejor guardado de ‘El Camino’

¿Es este el capítulo final de la historia de Jesse Pinkman? Hablamos con el actor sobre su regreso al universo 'Breaking Bad'.

‘El Camino: Una película de Breaking Bad’ duraba originalmente tres horas

El epílogo que Vince Gilligan ha querido darle a Jesse Pinkman (y a los fans de la serie) podría haber sido bastante más largo.

‘El Camino’: ¿Volveremos a ver a Jesse Pinkman en el futuro?

El pasado viernes Netflix estrenó 'Una película de Breaking Bad', y Aaron Paul ha hablado sobre las opciones de volver próximamente.