CRÍTICA

Eso que tú me das

10

Por
29 de septiembre de 2020

Si la vida y todas sus ramificaciones son los materiales con los que los creadores trabajan, ¿por qué iba a ser distinto el capítulo final? Desde los tímidos guiños que Rock Hudson incluía en sus últimas películas, intentando mencionar el sida en un contexto hostil, pasando por el cáncer del crítico Roger Ebert en Life Itself (2018) o Terry Pratchett, enfermo de Alzheimer y en defensa de la eutanasia en Choosing to Die (2011); tiene sentido que, sin restarle el coraje que implica, la muerte resuene de manera diferente en los planes de un artista. Por tanto, más que su propuesta, que resulta coherente con su personalidad, lo que emociona de Eso que tú me das, de que Pau Donés haya querido grabar esta entrevista días antes de morir de cáncer, son el resto de sus componentes. La proximidad con la fecha final, mostrando valientemente su deterioro físico.

El contenido, a la vez ligero y trascendente, como las montañas del valle de Arán que lo encapsulan. El entrevistador, un Jordi Évole preciso, desnaturalizado, que olvida cualquier idea previa sobre el arte que domina y se limita a charlar con un amigo. Una conversación nada dócil, nada complaciente, en la que el espectador se podrá encontrar en desacuerdo con algunos de los puntos de vista, lo que enriquece aún más la experiencia. Un baile constante entre la inspiración y la tristeza de ver sin voz al hombre que nos enseñó a gritar.

El talento, acompañado de ilusión, trasciende cualquier final.

SINOPSIS:

El cantante de Jarabe de Palo, Pau Donés, fue diagnosticado con cáncer en 2015. Una dura lucha que tendría fin con su fallecimiento en 2020. 20 días antes de perecer, Donés llamaba a su amigo Jordi Évole para concederle sus últimas palabras ante la pantalla.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO:

DIRECTOR:

REPARTO:

GUIÓN: ,

PAIS: España

DURACIÓN: 65 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: El talento, acompañado de ilusión, trasciende cualquier final.

ESTRENO: 30 de Septiembre de 2020