CRÍTICA

Escapada

4

Por
27 de mayo de 2019

Esta película parte, según su propia creadora, de una doble motivación. Por un lado está su deseo de indagar en las relaciones familiares, algo que ya había hecho en su primer trabajo de ficción, el corto En attendant le dégel (2013). Y por el otro, de la necesidad de retratar el movimiento social que se produjo en España a raiz de la crisis económica, el estallido de la burbuja inmobiliaria y el nacimiento del 15M. Es decir, lo que pretende la cineasta belga debutante Sarah Hirtt es desarrollar su historia en un doble plano. El ámbito más privado de los tres hermanos protagonistas, que reciben como herencia una casa en España, cerca del mar y rodeada de viñedos, que acaba de ser ocupada por un grupo anticapitalista al que pertenece uno de los protagonistas. Y ahí entra la esfera social o combativa, que es quizá donde mejor se desarrolla la película, cuando se acerca de manera sincera al cine político y recuerda al aliento de defensa de la colaboración y la comunidad que emanaba el cine de Guédiguian en títulos como Marius y Jeannette (1997) o La ciudad está tranquila (2000). La convivencia y la necesidad de tolerancia son los ejes en los que el filme encuentra su apoyo más sincero y así evita caer en el cliché, un riesgo constante motivado por su tendencia hacia un tono naturalista que muchas veces resulta impostado.

El debut de Hirtt se sostiene solo como testimonio de resistencia.

SINOPSIS:

La relación entre tres hermanos se encuentra al borde de la hecatombe. Uno de ellos hace un viaje desde Bélgica a España para solucionar una herencia. Esto producirá un reencuentro entre ellos y sus distintos mundos: el de Jules como anarquista, el de Gustave como transportista en bancarrota y el de Lou como una joven perdida en la vida.

Escapada

FICHA TÉCNICA

GÉNERO: , ,

DIRECTOR:

REPARTO: , , , , ,

GUIÓN:

PAIS: Bélgica

DURACIÓN:

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Paco Poch Cinema

ESTRENO: 31 de Mayo de 2019