CRÍTICA

Enamorarse

8

Por
09 de marzo de 2015

Resulta muy difícil encontrar hoy en día una ópera prima tan despejada de solemnidad como de ironía. Una película que, como Enamorarse, sólo se preocupe de su propia burbuja de ficción; naíf y previsible contra viento y marea, navegando de cara y con la honestidad por bandera. Esta inocente dramedia romántica de mediana edad, en la que dos desconocidos con pareja e hijos comparten unas pocas horas de inesperada conexión e intuitivo flirteo, tiende su argumento como un mantel desnudo de estridencias sobre un esquema formal de pura artesanía anónima con tal naturalidad que podrían decirnos que acaba de ser rescatada del fondo de almacén de Hollywood y proviene de los años 30-40, la época dorada del sistema de estudios. Y nos lo creeríamos, de no ser porque en vez de Cary Grant y Rosalind Russell son Andy Garcia y Vera Farmiga (portentosa) quienes corretean por un campus idílico mientras comparten risas y lágrimas como sólo era posible en las películas. Al igual que Golpe de efecto (2012) –filme ejemplar que de haber sido dirigido, en vez de sólo protagonizado, por Clint Eastwood habría recibido muchas más atenciones–, Enamorarse recuerda un cine que valoraba la competencia narrativa y el amor hacia los personajes y sus tribulaciones por encima de caramelos visuales o temáticas llamativas. El breve encuentro de los protagonistas sintetiza el alma de su película: ligera, pero ni por asomo intrascendente.

Resulta muy difícil encontrar hoy en día una ópera prima tan despejada de solemnidad como de ironía. Una película que, como Enamorarse, sólo se preocupe de su propia burbuja de ficción; naíf y previsible contra viento y marea, navegando de cara y con la honestidad por bandera. Esta inocente dramedia romántica de mediana edad, en la que dos desconocidos con pareja e hijos comparten unas pocas horas de inesperada conexión e intuitivo flirteo, tiende su argumento como un mantel desnudo de estridencias sobre un esquema formal de pura artesanía anónima con tal naturalidad que podrían decirnos que acaba de ser rescatada del fondo de almacén de Hollywood y proviene de los años 30-40, la época dorada del sistema de estudios. Y nos lo creeríamos, de no ser porque en vez de Cary Grant y Rosalind Russell son Andy Garcia y Vera Farmiga (portentosa) quienes corretean por un campus idílico mientras comparten risas y lágrimas como sólo era posible en las películas.

Al igual que Golpe de efecto (2012) –filme ejemplar que de haber sido dirigido, en vez de sólo protagonizado, por Clint Eastwood habría recibido muchas más atenciones–, Enamorarse recuerda un cine que valoraba la competencia narrativa y el amor hacia los personajes y sus tribulaciones por encima de caramelos visuales o temáticas llamativas. El breve encuentro de los protagonistas sintetiza el alma de su película: ligera, pero ni por asomo intrascendente.

Elogio del cine clásico sin estridencias ni alcanfor.

SINOPSIS:

Edith (Vera Farmiga) y George (Andy García) se conocen durante las pruebas de admisión a la universidad de Middleton de sus respectivos hijos. Aunque ambos tienen caracteres muy distintos, cuando los dos jóvenes deciden visitar las instalaciones por su cuenta, ellos pasean recordando sus tiempos en la universidad. Pero lo que empieza como un entretenimiento, pronto se convierte en una experiencia que cambiará sus vidas para siempre.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO: ,

DIRECTOR:

REPARTO: , , , ,

GUIÓN:

PAIS: Estados Unidos

DURACIÓN: 100

EDAD RECOMENDADA: na

DISTRIBUIDORA: Abordar Distribución

ESTRENO: 13 de Marzo de 2015

Por qué Vera Farmiga es nuestra exorcista favorita

Celebramos el 45 cumpleaños de la actriz recordando que puede limpiar tu casa de espíritus malignos en un santiamén.

Primeras críticas de ‘Godzilla: Rey de los monstruos’ – “Más oscura que la batalla de ‘Juego de tronos”

¿Una obra maestra? ¿Un desastre? Los críticos de EE UU solo coinciden en una cosa: el regreso del 'kaiju' te hará verlo todo muy negro.

Así se ha despedido Vera Farmiga de Lorraine Warren

La actriz Vera Farmiga, que en el cine interpreta a Lorraine Warren, aprovecha la red social Twitter para recordar a la investigadora paranormal

Poniendo el acento en el papel

Portorriqueños haciendo de argentinos, mozas de Alcobendas cambiando el cheli por el portugués de Brasil…