CRÍTICA

El último traje

6

Por
22 de septiembre de 2017

“Te debo la vida”. ¿Cuánto vale esa deuda? ¿Hasta dónde se puede llegar para igualar ese saldo contable vital? Se atreve a lanzar su apuesta en su segundo largometraje Pablo Solarz (Juntos para siempre), guionista bipolar que por un lado bordó las Historias mínimas de Carlos Sorín y, por otro, escribió algunas de las comedias más rentables y cómodas del cine argentino (Un novio para mi mujer, Me casé con un boludo). Aunque Solarz tiene que alejarse del humor para encuadrar esta historia de sustrato real, usa parte del humanismo de aquellos geniales encuentros patagónicos para narrar la odisea mínima de un judío polaco instalado desde 1945en Buenos Aires, empeñado en devolver un traje a la persona que le salvó la vida en Varsovia tras el Holocausto. La misma humanidad desborda los relatos de ambos filmes. Aseada y solventemente protagonizada por un Miguel Ángel Solá caracterizado en exceso, el tono teatral de su trabajo aporta una solemnidad que funciona en contraste con los diferentes perso najes que encuentra en su periplo (taxis, aviones, trenes; Argentina, Madrid, París, Polonia). La tontuna del músico en el avión, la naturalidad de Ángela Molina en la noche madrileña (el Toni2, ese templo) y la mano izquierda de la alemana que sabe yiddish (aquí, sinónimo de “latín”) le ayudan a saldar cuentas consigo mismo. Con la deuda de su amigo sastre no hacían falta más idiomas, bastaba un abrazo.

La ‘odisea mínima’ de un anciano judío para saldar cuentas con su pasado.

SINOPSIS:

Abraham Bursztein, un sastre judío de 88 años, decide viajar de Buenos Aires a Polonia en busca de un viaje amigo que le salvó la vida al final de la II Guerra Mundial.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO:

DIRECTOR:

REPARTO: , ,

GUIÓN:

PAIS: Argentina, España

DURACIÓN:

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Syldavia Cinema

ESTRENO: 06 de Octubre de 2017