CRÍTICA

El rostro de un ángel

7

Por
22 de octubre de 2015

El sensacionalista caso de Amanda Knox, la estudiante de intercambio americana dos veces condenada, y finalmente absuelta, por el salvaje asesinato de su compañera de piso, le sirve a Winterbottom para pergeñar otro filme híbrido genéricamente hablando, como antes lo fueron 9 songs, Tristam Shandy, o The Trip. Aunque de menor calado que aquellos, El rostro de un ángel deja poso en el espectador gracias al entramado detectivesco y filosófico del guión y a la intuición del cineasta británico en la creación de atmósferas. 

Como en un palimpsesto, la ficción de la pesadillesca Siena se superpone a la trágica realidad de Perugia, y los pasadizos, carnavales y cuchillos se entremezclan con los guateques, el amor y los canutos de esa mágica vida Erasmus. En medio, o más bien por encima de todo esto, se encuentran el cineasta y la periodista que cubren el caso, interpretados de manera neutra, y quizás meta cinematográfica, por Daniel Brühl y Kate Beckinsale. Protagonista el primero, preso de la adicción y encallado en el bloqueo artístico y existencial, su arco dramático es el que transcurre de la Divina Comedia de Jessica/Amanda a la Vita Nuova representada por su añorada hija Beatriz y esa improvisada cicerone a la que presta rostro la modelo Cara Delevingne, en su primer papel de relevancia para el séptimo arte, durante el que incluso se casca una volata por la Toscana al son del Mi Fido di Te, de Jovanotti.

Palimpsesto en el cul de sac de Amanda Knox. Firma Winterbottom.

SINOPSIS:

FICHA TÉCNICA

GÉNERO:

DIRECTOR:

REPARTO:

GUIÓN:

PAIS:

DURACIÓN:

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA:

ESTRENO: 23 de Octubre de 2015

ETIQUETAS:

.