CRÍTICA

El Reino

8

Por
20 de septiembre de 2018

Si uno quiere saber cómo va la sociedad siempre puede meterse en un cine y comprobarlo. Solo hay que mirar la cartelera, carente de maestros y escuelas, para entender que el problema de la educación en España es de raíz –las tesis doctorales y los masters solo son síntomas–. Tirando de este hilo, es lícito preguntarse por qué durante estos últimos años de Gürtel, Púnicas, Pujoles, ERES, Lezos, etc, prácticamente no se han hecho películas que hablasen de este gran festín de corrupción que es nuestro pasado reciente y, por qué razón, las que sí que se han hecho han metido el dedo en el ojo desde los márgenes de la industria.

La primera virtud de El Reino, por tanto, viene a ser esa: salvar este vacío, mirar a los ojos de un problema que es de todos, y además, convencer a una televisión privada de que su mejor inversión siempre es el largo plazo. Por ir añadiendo virtudes, esa mirada a la corrupción es compleja, nada maniquea, y sobre todo, humana. Si no, ¿de qué manera iba a ser el protagonista un corrupto traicionado por su propio partido à la Bárcenas, para más inri, interpretado por Antonio de la Torre, uno de los rostros más afables del cine español?

Rodrigo Sorogoyen regresa al thriller costumbrista de Que Dios nos perdone, sobre todo en la primera mitad de El Reino, en la que retrata lo grotesco de la alta política corrupta sirviéndose de una cámara espídica y de una banda sonora electrónica que no da tregua. Del esperpento pasa al thriller político desembocando en una secuencia de persecución al volante que será recordada y en una entrevista televisiva que también debería de serlo. Lo ideal sería salir del cine preguntándose unas cuántas cosas –cada uno decidirá cuáles– y, llamadme ilusa, aprender algo, aspirar a una sociedad mejor. Pero para eso, qué duda cabe, habría que meterse en un cine, algo cada vez menos habitual en nuestro país. En fin, esta al menos la echarán después en la televisión.

Necesario cara a cara con los últimos años de corrupción en España. Una mirada nada maniquea con el rostro afable de Antonio de la Torre.

SINOPSIS:

Manuel López-Vidal tiene una buena vida: una familia que lo quiere, amigos en todas partes y un carisma que lo ha convertido en un político querido en su comunidad autónoma. Manuel es, también, un hombre corrupto que lleva años enriqueciéndose con dinero público. Sale a la luz un caso de corrupción que salpica a un compañero de partido y gran amigo. Desobedeciendo las directrices de los jefes del Partido, Manuel hace lo necesario para encubrir a su amigo. Pero comete un error, y ahora es él quien queda expuesto.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO:

DIRECTOR:

REPARTO: , ,

GUIÓN: ,

PAIS: España

DURACIÓN: 122 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Warner Bros.

ESTRENO: 28 de Septiembre de 2018

[San Sebastián 2019] ‘La trinchera infinita’: atrapados en el Franquismo

El festival de cine vive su particular día de la marmota franquista con la segunda película española a competición, 'La trinchera infinita'

Triple de ‘Campeones’ en los Premios Forqué

Antonio de la Torre y Eva Llorach, mejores intérpretes en los premios de los productores del cine español

Palmarés: ‘Campeones’ gana en los Premios Forqué

'Campeones', la nueva película de Javier Fesser, se hace con el premio a Mejor Película en la edición de los Forqué celebrada hoy en Zaragoza

‘El Reino’ vista por una política

Juntamos al director de 'El Reino', Rodrigo Sorogoyen con Adriana Lastra, del PSOE, para decidir si lo que se ve en el Reino es ficción.