CRÍTICA

El país del miedo

6

Por
23 de mayo de 2016

Con el ceño tan fruncido como corresponde al cine español de intención social, El país del miedo adapta una novela del siempre grave Isaac Rosa usando modos emparentables con Michael Haneke o, en sus momentos más inspirados, con Carlos Vermut. Y, en parte, logra su objetivo porque la historia se presta a ello: sacándole partido al filón narrativo de la crisis con una realización modesta, aunque apañada, este cuento sobre un padre de familia bibliotecario, apocado y victimizado por una terminatrix poligonera con acné pone de relieve varios de los pavores primigenios del varón español, especialmente el de ser menospreciado por ese cuñado tan cuñao que, además de machote y gañán, es, para colmo, policía. Así las cosas, el resultado bien podría titularse “La clase media, germen del fascismo: the movie”.

Un digno epígono de Haneke en versión extremeña.

SINOPSIS:

Carlos, un hombre pacífico, ve alterada su vida cuando Marta, una niña de 13 años, se cruza en el camino de su hijo Pablo y comienza a extorsionar, primero al niño y después al padre. Incapaz de defenderse, se ve envuelto en una serie de situaciones angustiosas que lo llevan a una respuesta inesperada.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO:

DIRECTOR:

REPARTO: ,

GUIÓN: ,

PAIS: España

DURACIÓN: 102 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: La luna de Tantán

ESTRENO: 27 de Mayo de 2016