CRÍTICA

El oficial y el espía

9

Por
30 de diciembre de 2019

Hasta que Roman Polanski decidió adaptar la novela An Officer and a Spy de Robert Harris (del que ya adaptó El escritor), la mejor película sobre la impronta del caso Dreyfus en la conciencia colectiva de Francia no decía una sola palabra sobre el capitán judío y alsaciano condenado injustamente por alta traición en 1894. El filme Yo acuso de Abel Gance en 1919 (dirigió otra versión en 1938) solo apelaba a esa cicatriz judicial señalada por Émile Zola en su mítico artículo para denunciar el hedor bélico en la Europa que salía de la I GM. Curiosamente, el largometraje número 22 del cineasta de origen polaco (J’accuse también en su título original) no pone a Alfred Dreyfus en primera línea de acción.

A partir del libro de Harris, el filme se centra en la figura del coronel Picquart, que descubrió la burda manipulación de las pruebas contra Dreyfus. Polanski convierte lo que en pantalla siempre había sido la narración de un juicio (Yo acuso, 1958) o un suceso heroico de biopic (La vida de Émile Zola, 1938) en una intriga narrada con la pausa que pide una trama ambientada en el siglo XIX y el poso de una página de la historia convertida en lección de ética. Es fácil caer en la trampa de divagar sobre si Polanski construye paralelismos con su propia experiencia, pero es más reconfortante disfrutar de la obra mayúscula de un cineasta de 86 años que vuelve a enfrentarse a las formas de angustia del ser humano como vívida entelequia. Porque El oficial y el espía es una película histórica. En todas sus acepciones. No es un tema cualquiera en la historia del cine: hasta Méliès recreó el juicio. Desde los pioneros, es la primera adaptación del caso para el cine en la propia Francia, también es la primera gran película sobre el affaire Dreyfus del siglo XXI (tras la revolución digital en medios y opinión pública) y, finalmente, es una imponente recreación de un momento clave de la historia.

La ambivalencia del caso Dreyfus como una de las cotas universales de la infamia y, a su vez, como uno de los momentos en los que un ideal logró concienciar de la necesidad de cambio se plasma en la figura de Picquart, poco amigo de los judíos él mismo, pero dispuesto a salvar la verdad. Jean Dujardin, lejos de las irresistibles (y facilonas) muecas que le han aupado al estrellato, deja de lado el arma del carisma para volcarse en una interpretación más humana, ajustadísima al aplomo marcial. Frente a él, el olor a cerrado de las estancias del ejército, que respiran el mismo apolillamiento y la misma fatuidad que Kubrick retrató en Senderos de gloria.

Soberbia, la escena inicial de degradación oscila entre la grandeur y las miserias militares: para recrear este fin de siglo castrense, el director tira de la estampa de un tiempo muerto en vida, que tiene que pasar definitivamente, en un ejercicio cuasi pictórico. Imágenes que remiten al naturalismo (Courbet, Corot o, como mucho, el preimpresionismo de Manet), un aire asfixiante y demodé, cuando ya los impresionistas se habían liberado de un yugo estético que en el filme se mezcla con el retraso moral. Solo son diferentes, como pesadillas, las imágenes de la condena en isla del Diablo. Polanski trae a la superficie expresamente el antisemitismo, doliente, pero disfruta relamiéndose con la investigación detectivesca de Picquart. Con la minuciosidad de un orfebre relata sus pasos y encuentra un suspense adictivo, modernizando definitivamente un proceso universal. El caso Dreyfus ya tiene su clásico en el cine. La sentencia es inapelable y genera jurisprudencia.

Un Polanski mayúsculo relee 'Yo acuso' relamiéndose en el thriller.

SINOPSIS:

1894, el capitán francés Alfred Dreyfus es un joven oficial judío acusado de traición por espiar para Alemania. ¿Su condena? Cadena perpetua en la Isla del Diablo, en la Guayana Francesa. Georges Picquart es uno de los testigos de este caso humillante y uno de los líderes que había descubierto al espías. Sin embargo, cuando se dé cuenta de que los secretos militares siguen llegando a los germanos se dará cuenta de que podría haber cometido un grave error.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO: ,

DIRECTOR:

REPARTO: , , , ,

GUIÓN:

PAIS: Francia

DURACIÓN: 126 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Caramel Films

ESTRENO: 01 de Enero de 2020