CRÍTICA

El marido de mi hermana

5

Por
22 de octubre de 2015

Cree Pierce Brosnan que la sesentena le sienta estupendamente y eso le anima a multiplicarse en pantalla, ya como galán otoñal o como alternativa barata de Liam Neeson en filmes de acción, desdoblando hasta el infinito su rigidez bondiana (de aquellos Remington Steele vinieron estos lodos) en películas tan olvidables como inocuas, aunque cómodas de ver. Su anticlimático carisma y su media sonrisa acaban por combinar bien con un reparto raro y reluciente (hasta a Malcolm McDowell se le pega el guapo subido de Jessica Alba y de una Salma Hayek respladeciente), algo a lo que ya se ha acostumbrado el escocés Tom Vaughan, que replica en parte en esta ficción sus aventuras como director de comedias intrascendentes (Peligrosamente infiltrados de Miley Cyrus, Algo pasa en Las Vegas de Cameron Diaz y Ashton Kutcher).

Especie de actualización de la lección magistral del profesor Keating en El club de los poetas muertos adaptada a la comedia romántica por la rivalidad universitaria de un padre y un hijo británicos, sus enseñanzas se enredan con la realidad a través de dos latinas (hermanas) por la magia del manual básico de aterrizaje de Billy Wilder. Y así, a trancas y barrancas, el enredo logra aguantar su discreto encanto sin sobresaltos, mientras lleva tan al extremo la deslocalización de un profesor de Cambridge en California que descubre al final su mejor sorpresa entre flirteos inocentes: romántico y espalda mojada, todo es posible si nos entregamos en cuerpo y alma al Carpe Diem.

El club de los profesores universitarios cornudos y poetas muertos.

SINOPSIS:

FICHA TÉCNICA

GÉNERO:

DIRECTOR:

REPARTO:

GUIÓN:

PAIS:

DURACIÓN:

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA:

ESTRENO: 23 de Octubre de 2015

ETIQUETAS: