CRÍTICA

El irlandés

7

Por
20 de julio de 2012

El primer largometraje del director John Michael McDonagh (guionista de Ned Kelly) arranca con un accidente de tráfico fuera de campo y con un policía (Brendan Gleeson) que se acerca al cadáver de un conductor pastillero, roba su droga, se la zampa y mira al horizonte. En la realidad de nuestro protagonista irrumpe lo forastero (unos traficantes ingleses, un agente del FBI) y su mundo de mierda, parecía tan controlada esa Irlanda endogámica de caras arqueadas, se tambalea hasta (casi) caerse. 

Cine negro al servicio de un personaje que se revuelve con gusto en la basura del mundo y trata de sacarle partido, El irlandés se apoya también en la comedia (oscurísima) y en las buddy movies para redondear lo que debería convertirse en un serial con las aventuras del sargento Gerry Boyle, bebedor, putero y tipo demasiado inteligente. El espíritu pulp y teatral de espacios, música peckinpahiana y claroscuros que el director utiliza al contar su historia marca también su búsqueda de un tono total que no siempre consigue su filme. Quizá esas irregularidades que, entendemos, se provocan cuando intentas encontrar voz a tu trabajo, son las que impiden finalmente que la cinta llegue a ser una obra mayúscula. En cambio, todo se olvida porque McDonagh se plantea retos y por su extremo cuidado y talento al crear al personaje principal. Armado con el pedazo de cuerpo de Brendan Gleeson, este policía desgraciado (“¿Cómo? ¿que te fuiste solo a Disneyworld?”, le pregunta Don Cheadle), cínico e inolvidable es una aportación de tal mérito que justifica este metraje y, esperamos, alguno más. 

EDUARDO GALÁN

SINOPSIS:

Un excéntrico policía irlandés y un aburrido agente del FBI deben colaborar para detener a una banda de narcotraficantes.

El irlandés

[The Guard] Comedia / Irlanda / 2011 / Dir: John Michael McDonagh / Reparto: Brendan Gleeson, Don Cheadle, Liam Cunningham, David Wilmot, Rory Keenan / Guión: John Michael McDonagh

ESTRENO: 20 de Julio de 2012

ETIQUETAS: