CRÍTICA

El discurso del rey

8

Por
22 de diciembre de 2010

PARA ALBERTO FEDERICO ARTURO JORGE, el Duque de York que se convertiría en el rey Jorge VI de Gran Bretaña justo antes de la II Guerra Mundial, hablar era una batalla a muerte entre él y las palabras que trataba de pronunciar. Cada frase le suponía un titánico esfuerzo para derrotar a las sílabas insurrectas. El centro dramático de El discurso del rey y su principal fuente cómica son las largas sesiones que mantuvo con un terapeuta para superar el impedimento, las conversaciones entre ambos y sus peleas, que eventualmente derivaron en amistad.

Es comprensible que quienes dedican su tiempo a pensar en esas cosas tengan claro que esta película será favorita en los próximos Oscar: es cine comercial con un barniz de autor, un relato de época clásico y convencional con un lustroso diseño de producción y una contención dramática
usada como credencial de prestigio y, a la vez, como forma de efectismo.
Además, ¿existe una vía más rápida para ser candidato que interpretar a un monarca con problemas de dicción? Colin Firth, de todos modos, comunica con maestría el callado tormento de su personaje, puntuado de explosiones de rabia y dolor.

Esencialmente, estamos ante una revisión del típico relato de triunfo deportivo, en la que no faltan el entrenador de métodos poco ortodoxos, el entrenamiento en forma de videoclip y el gran partido/discurso. El director Tom Hooper plantea algunas cuestiones serias –la entrada de Inglaterra en la guerra, por ejemplo–, pero la previsible estructura y algunos olvidos o inexactitudes históricos –las simpatías que existían en el seno de la casa real británica por los nazis– tienden a trivializarlas.

En todo caso, el filme resulta divertido y emotivo sin caer en la farsa o el melodrama, en tanto que se niega a exagerar los hechos o a inventar curas milagrosas. Y humaniza una figura tradicionalmente tratada con respeto divino, explorando la humillación que le provocaban las crecientes presiones derivadas de la vida pública y el ineludible deber de hablar en público. En última instancia, no debe desdeñarse una película cuya escena climática no es un tiroteo sino un señor sentado tras un micrófono que intenta no tartamudear.

NANDO SALVÁ

SINOPSIS:

Colin Firth es Jorge VI, el padre de la actual reina de Inglaterra, que accedió al trono tras la abdicación de su hermano. Su tartamudeo y su inseguridad le traerán problemas para dirigirse al pueblo, por eso se sumerge en una terapia poco ortodoxa con el logopeda Lionel Logue (Geoffrey Rush).

El discurso del rey

Drama histórico / Reino Unido / 2010 / Dir: Tom Hooper / Reparto: Colin Firth, Geoffrey Rush, Helena Bonham Carter/ Guión: Iain Canning, Emile Sherman, Gareth Unwin

ESTRENO: 22 de Diciembre de 2010

ETIQUETAS:

‘Kingsman 3’ podría empezar a rodarse este año

'Tenemos que darle un final a la relación de Eggsy y Harry'. Matthew Vaughn, aunque inmerso en la precuela, ya está planeando la tercera parte de la saga.

‘Kingsman 3’ ya tiene fecha de estreno

Avisa a tu sastre y haz hueco en tu agenda: los espías mejor vestidos del mundo preparan su regreso en 2019, de nuevo con Matthew Vaughn como cerebro en la sombra.

‘Un océano entre nosotros’: La odisea de Colin Firth y Rachel Weisz

Protagonizan la nueva película de James Marsh ('La teoría del todo') sobre la historia real de Donald Crowhurst, quien en 1968 inició una vuelta al mundo a bordo de su velero.

Estos son los actores y actrices que reniegan de Woody Allen

Colin Firth es la última estrella que se arrepiente de trabajar con el director de 'Annie Hall'. Aquí te ofrecemos las declaraciones más sonadas de sus antiguos colaboradores