CRÍTICA

Django desencadenado

8

Por
18 de enero de 2013

Hasta que llegó su hora, tarantinianos todos, nos relamíamos sólo de pensar en la que iba a liar el chico que creció en un videoclub cuando abordase por fin su homenaje al western. Como todos llevamos un seleccionador dentro, alineábamos escenas, rescatábamos títulos, repasábamos diálogos y tiroteos. A la expectativa del sello Tarantino, le añadíamos también la esperanza por recuperar un género al que han matado más veces que al gitano Antón. Salir indemne de tamaña empresa con nota, ofrecer más de 160 minutos de gozosa cinefilia transformada en un calorífico alimento para cazarrecompensas del séptimo arte, deja también la constancia de que aquí no sólo hay un esclavo manumitido: el otro liberado del filme es el propio cineasta, que, desatado, pasa olímpicamente de la responsabilidad que le atribuíamos para presentarse tan libre como siempre. Ése es el primer mérito de un realizador que hasta la ocasión nunca ha defraudado. Tarantino desencadenado.  

La libertad plena no conoce medias tintas y corrobora el cliché de Tarantino como mejor guionista que director. La muerte en 2010 de Sally Menke, la montadora de sus películas, acrecienta la sensación de que le falta tijera a partes del filme, en especial esa cena con un contundente DiCaprio, que acaba por perder parte de la fuerza que posee. Maestro en mantener la tensión de las situaciones y llevarla hasta fronteras inexploradas, desconcertantes, Tarantino vuelve a imponer la mezcla de las varias texturas del Oeste para así superarlo y derivar en el ya autoproclamado southern, con surtidas referencias, desde Dos cabalgan juntos y Duelo en la alta sierra a Kunta Kinte, pasando por Norte y Sur, con Leone, Corbucci y el arte de usar el zoom en el desierto de Tabernas siempre en mente. Por haber, hay guiños incluso al Griffith de El nacimiento de una nación, con un magistral momento Ku Klux Klan que confirma que si hay un supergénero que unifica los picos de la obra completa de Tarantino ése es, definitivamente, la comedia.

Lo irregular no quita lo valiente y, a pesar de echar de menos el ataúd piñata del Django original, del que sacamos, neto, un cameo de Franco Nero, encontramos más sorpresas aún fuera de los límites del western: una extraña amistad interracial, ecos de mitología alemana con Nibelungos y Sigfrido en pos de su amada, lecciones de vergüenza histórica norteamericana y la ración de sangre del equipo médico habitual salpicando los campos de algodón. Hay tanto, que es imposible aburrirse. Sin embargo, unas dudas finales en el camino de Django hacen elevarse por encima de la venganza una pregunta retórica que acaba retumbando más fuerte que el eco de las balas en una mansión destinada a extinguirse: ¿por qué los que sufren la injusticia no se alzan contra los explotadores y los matan a todos?

 

VEREDICTO:  Pura proteína cinéfila, Tarantino nunca decepciona.

SINOPSIS:

El esclavo liberado Django y Schultz emprende la búsqueda y captura de los delincuentes más buscados del Sur de EE UU, incluido el malvado Calvin Candie que tiene como esclava a la mujer del primero.

Django desencadenado

[Django Unchained] Southern / EE UU / 2012 / Dir: Quentin Tarantino / Reparto: Jamie Foxx, Christoph Waltz, Leonardo DiCaptrio, Kurt Russell, Samuel L. Jackson, Kerry Washington / Guión: Quentin Tarantino

ESTRENO: 18 de Enero de 2013

ETIQUETAS:

Quentin Tarantino asegura que ‘Kill Bill 3’ está cerca

La historia de La Novia tuvo un final satisfactorio, pero el amor que siente por el personaje es demasiado fuerte como para no darle continuidad.

John Travolta se ha dado cuenta de un error en ‘Érase una vez en Hollywood’

El actor, que trabajó con Quentin Tarantino en 'Pulp Fiction', ha descubierto un error histórico en la última película del cineasta.

El baile completo de Leonardo DiCaprio en ‘Érase una vez en Hollywood’ ya está a tu alcance

Un poco de 'Hullabaloo' con Rick Dalton es lo que tu vida necesita ahora mismo.

Esta es la película favorita de Quentin Tarantino en lo que llevamos de 2019

El director de 'Érase una vez en Hollywood' tiene muy claras sus prioridades cinéfilas, y en ellas los cocodrilos hambrientos tienen un papel esencial.