CRÍTICA

Día de lluvia en Nueva York

7

Por
07 de octubre de 2019

Hay un momento en Día de lluvia en Nueva York en el que Timothée Chalamet se sienta al piano y canta Everything Happens to Me, la canción de Dennis y Adair que nunca ha sonado mejor que en la boca rota de Chet Baker: “I fell in love just once, and then it had to be with you…”. Afuera, en Manhattan, no deja de llover y el interés romántico del protagonista (Selena Gomez) aparece en escena con el pelo mojado y ropa recién cambiada. Uno entonces no puede más que alegrarse de la genética de Woody Allen, cuyos padres vivieron en ambos casos más allá de los 90 años.

Día de lluvia en Nueva York arranca con esa voz en off made in Allen con la que el protagonista, Gatsby, se presenta y nos pone en situación, entre esas simpáticas reflexiones metafísicas y greguerías neoyorquinas que son música (jazz concretamente) para los oídos de cualquier amante del cine de Woody. Su novia (Elle Fanning) tiene que viajar a Manhattan para realizar una entrevista a un prestigioso director y él encuentra en el encargo la ocasión perfecta para descubrirle los rincones más selectos de la ciudad. Allen aprovecha esta excusa para que su protagonista brille como el pijo del Upper East Side que es, un diletante carismático que en otra vida podría haber sido la oveja negra de la familia protagonista de Todos dicen I Love YouTodo en él rezuma encanto, sus aires salingerianossu suerte en el poker y esa madre inolvidable interpretada por Cherry Jones que hará las delicias de cualquier fan de Succession. Por supuesto, también la interpretación de Timothée Chalamet, fenómeno álter ego de Allen a medio camino entre Owen Wilson en Midnight in Paris y los personajes del director en Manhattan o Annie Hall.  

Tras años de dramas atinados e historias románticas algo atolondradas (y, ojo, antes de que su siguiente película con Elena Anaya nos traslade al festival de San Sebastián)Gatsby representa el regreso de Allen a Manhattan y a los enredos sentimentales, entre pasillos del Met y personajes secundarios con risas graciosas. En la línea de sus mejores comedias de los 70, con conflictos similares pero sin la brillantez de aquellas, Allen confirma que sigue siendo el mejor en explorar lo que los seres humanos (empezando por él mismo) tanto nos empeñamos en complicar: el amor.  Y sí. Cierto es que la fotografía de Vittorio Storaro (ese perpetuo atardecer a todas las horas del día) empalaga tanto que una termina agradeciendo el lluvioso título de la película. Y también, que la trama paralela de Elle Fanning en sus escarceos con el mundo del cine no tiene el mismo encanto que observar a Chalamet perdiendo el tiempo en Manhattan, incluidos esos secundarios (Liev Schreiber, Jude Law, Diego Luna) desaprovechados. Sin embargo, y por mucho que le pese a cierta corriente neopuritana que se ha instalado en los medios de comunicación, nada de esto hará que Woody Allen abandone esa lista, junto a Groucho Marx, Willie Mays o el segundo movimiento de la sinfonía Júpiter, de cosas por las que merece la pena vivir. 

No querrás que deje de llover. Y no hablamos solo de la foto de Storaro.

SINOPSIS:

Dos amantes universitarios pasan un fin de semana en Nuevo York. Unos días donde el mal tiempo y una serie de problemas harán que vivan toda clase de aventuras.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO: ,

DIRECTOR:

REPARTO: ,

GUIÓN:

PAIS: Estados Unidos

DURACIÓN: 92 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: A Contracorriente Films

ESTRENO: 11 de Octubre de 2019

[San Sebastián 2020] ‘Rifkin’s Festival’, un paseo por el cine

La última película de Woody Allen, su regreso a España, recorre San Sebastián en un homenaje al cine y al propio Festival.

“Todo ese dinero desperdiciado…”: Kate Winslet estalla contra las campañas promocionales de Hollywood

La actriz ha presentado 'Ammonite' en el Festival de Toronto, y también ha acaparado titulares con sus declaraciones sobre Woody Allen y Roman Polanski.

“¿Qué coño estaba haciendo?”: Kate Winslet se arrepiente de haber trabajado con Woody Allen y Roman Polanski

'Ahora me parece increíble cómo teníamos a esos hombres en tan alta estima'. La actriz trabajó con Allen en 'Wonder Wheel' y coincidió con Polanski en 'Un dios salvaje'.

Tráiler de ‘Rifkin’s Festival’: Woody Allen filma el amor en San Sebastián

La nueva película del cineasta neoyorquino, rodada en San Sebastián, inaugurará la 68ª edición del certamen donostiarra el próximo 18 de septiembre.